martes , 17 de septiembre, 2019

Autorizaron en Viedma el primer alquiler de vientre del país

La jueza Dumpé autorizó a una pareja homosexual a tener un hijo mediante el método de subrogación. El embrión será logrado a partir del óvulo de una donante anónima y el esperma de un miembro de la pareja, y será transferido al útero de una amiga de los solicitantes.

En un fallo histórico, la jueza de Familia de Viedma, María Laura Dumpé, autorizó a una pareja homosexual a tener un hijo mediante el método de subrogación, el cual consiste en la transferencia del embrión a un vientre sustituto.

Se trata del primer caso de alquiler de vientre que se realizará en el país, ya que el tratamiento de fertilidad, curso del embarazo y nacimiento del niño se realizará íntegramente en Río Negro.

En el fallo, la jueza autorizó a que una amiga de la pareja solicitante sea la portante de los embriones logrados a partir de óvulos obtenidos de una donante anónima y del esperma aportado por uno de los miembros de la pareja.

En la resolución, la jueza autoriza la “trasferencia embrionaria en el vientre sustituto”, ordena la inscripción del o los bebes a nombre de la pareja y dispone que los médicos no inscriban a la madre portadora en el certificado de nacimiento, figurando en su lugar el nombre de quien “aporta el material genético (esperma)”.

Por otra parte, Dumpé ordenó a los “progenitores” la “obligación de informarles de su origen gestacional a su/s hija/s o hijo/s cuando adquieran edad y madurez suficiente para entender”.

En el fallo, la jueza descarta el “concepto de ‘explotación’ de la madre sustituta” y explica que simplemente oficia “de vehículo” para cumplir “el deseo de los futuros padres. No hay de por medio una finalidad económica”.

La jueza remarca “la voluntad procreacional de la pareja”, “asumiendo su cuidado, su protección, educación, formación y desarrollo en forma integral” mientras su “amiga no desea ejercer el rol materno” y “su aporte ha tenido como finalidad altruista ayudar” para que la pareja cumpla con su “ansiado deseo de ser padres”.

El fallo remarca también que la amiga “no desea ejercer el rol materno” y “su aporte ha tenido como finalidad altruista ayudar” para que la pareja cumpla con su “ansiado deseo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *