sábado , 16 de noviembre, 2019

Aseguran que el desabastecimiento de vacunas se debe a la falta de stock

El Presidente el Colegio de Farmacéuticos de Córdoba explicó que no hay un ajuste presupuestario por parte del Gobierno en la compra de vacunas sino que se debe a una escasez del producto o problemas de producción de los laboratorios.

El Presidente el Colegio de Farmacéuticos de Córdoba, German Daniele, aseguró que el desabastecimiento de vacunas que existe a nivel nacional se debe a una falta de stock por problemas de producción de los laboratorios y no por un ajuste presupuestario del Gobierno nacional.

En el marco de una entrevista concedida a Informes y Noticias Córdoba, Daniele destacó que Argentina cuenta con el calendario de vacunación “más completo del mundo con 20 vacunas obligatorias y gratuitas”, de las cuales 18 están dirigidas a toda la población y dos más exclusivas para las personas que viven en zonas de riesgo (fiebre amarilla y fiebre hemorrágica argentina).

Respecto al faltante de vacunas en los vacunatorios de todo el país, el titular del Colegio de Farmacéuticos explicó que “el mercado de las vacunas es un oligopolio concentrado en cuatro grandes empresas. Cuando un laboratorio tiene problemas de producción, los estados tienen pocas alternativas para satisfacer las demandas”.

“Uno de los grandes problemas que existe es que las compañías no comparten, con anterioridad, con el gobierno información sobre la escasez de vacunas o los posibles problemas de producción, lo cual se traduce en un grave problema si tenemos en cuenta que se necesita un tiempo para producir cada vacuna, la información, tanto interna –de los depósitos y clínicas– como externa –de la capacidad de producción de los fabricantes–, es imprescindible para evitar que se agoten las existencias”, afirmó.

En este sentido, Daniele acusó que la falta de información se deba, posiblemente, a que la industria “no quiere dejar en evidencia la baja producción, tal vez por evitar alterar los propios costos”. “Esta consecuencia de la industria que busca cuidar sus fondos de producción, pone en riesgo la salud pública”, agregó.

“Si el Estado no cuenta con información, y piensa que si requiere más unidades vacunales las puede solicitar y conseguir su abastecimiento en el corto plazo, puede hacer fracasar cualquier plan de vacunación”, sostuvo.

De esta forma, Daniele remarcó que, pese al desabastecimiento, el Estado cumple con la cobertura gratuita: “Puede que no tenga o tenga menos dosis pero la cobertura siempre es la misma gratis a lo que tenga”.

Por otra parte, recordó que la ley 22.909 establece que las vacunas son gratuitas y obligatorias para todas las personas y destacó que “es una política pública que prioriza tanto el beneficio individual como el impacto social”.

“Son gratuitas porque es responsabilidad del Estado asegurar su acceso en todo el país. Son obligatorias porque además de protegernos individualmente, si nos vacunamos todos se interrumpe la circulación de virus y bacterias, y así se benefician también aquellas personas que no pueden vacunarse. Este tipo de protección se llama efecto rebaño y es muy importante para la salud pública”, subrayó.

Finalmente, Daniele recordó que “la vacunación es la primera y mejor medida de prevención ante enfermedades virales y bacterianas que ha producido un gran y positivo impacto en la salud pública. Cuando la provisión de dosis “es irregular y/o las cantidades son insuficientes”, no se puede implementar ninguna planificación de vacunación, impacta negativamente en la población, en el sistema de salud y genera un riesgo individual y colectivo”.

“Si desde el Estado no acompañamos este esfuerzo, garantizando la presencia de dosis necesarias en las vacunas de calendario nacional, uno de los mejores de América, la gente se relaja, se olvida y cansa, terminando por no acudir a completar el calendario de vacunas de su hijo. Y eso a nivel de salud pública es un grave hecho del cual solo es responsable la falta de planificación del Estado”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *