martes , 20 de agosto, 2019

Arrancó la campaña con vistas a los comicios de octubre

Los postulantes a una banca en uno de los cuerpos del parlamento tendrán35 días para acercar a la población sus propuestas para las elecciones del 27 de octubre, en las que se renovarán 127 diputados que cumplirán un mandato de cuatro años y 24 senadores por el plazo de seis.

En este contexto, el oficialismo solo tiene que renovar 31 de los 109 diputados que integran su bancada, con lo cual si repite los mismos resultados que en las PASO mantendrá la primera minoría a nivel nacional y junto con sus aliados el control de ese cuerpo.

De hecho el bloque conducido por la bonaerense y candidata a su reelección Juliana Di Tullio, tiene una base de 78 diputados con mandato hasta el 2015 y una quincena de aliados firmes, con los que además podrá sumar otros más cuando se defina la radiografía de la nueva composición del cuerpo.

Por eso el kirchnerismo en este último tramo de la campaña electoral buscará mostrar a la sociedad los logros obtenidos en esta década y la soledad que tuvo el oficialismo para votar los proyectos que marcaron las gestiones de Néstor Kirchner y de Cristina Fernández.

Reivindicará la estatización de los fondos jubilatorios, de Aerolíneas Argentinas, de Aguas Argentinas, de YPF, el financiamiento docente, la Ley de Medios aunque aun no tenga aplicación por la cautelar que beneficia al grupo Clarín, y el pago de la deuda al FMI.

Pero además advertirá sobre el riesgo de que los opositores vuelvan a conformar el mediático grupo A, un conglomerado heterogéneo en extremo que se unió detrás del antikirchnerismo, pero por sus diferencias ideológicas fracasó en su gestión en la Cámara de Diputados en el 2009, solo logró aprobar la ley jubilatoria y paralizó dos años la actividad legislativa.

En el Senado se vivió una situación similar pero el oficialismo se reconstituyó de la mano de Miguel Ángel Pichetto en poco tiempo, y se convirtió en una barrera para evitar que la oposición pueda avanzar con las reformas de las leyes del Consejo de la Magistratura y de los DNU, que finalmente fueron rechazadas porque no consiguió las mayorías agravadas.

Mientras tanto la oposición renovará unas 76 bancas en diputados y una docena en el Senado y tendrá el desafío en las diferentes variantes que le ofrecen a la sociedad de mostrar cuáles son sus propuestas y que no son un revival del grupo A, que solo se unió para apoderarse de las comisiones más importantes pero no pudo llevar adelante una agenda, y en poco tiempo se fue desmembrando.

(Fuente: La Mañana)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *