martes , 20 de agosto, 2019

“Argentina hoy está en emergencia educativa”

La calidad educativa va de mal en peor: el 52% de los adolescentes no comprenden lo que leen y sólo el 44% termina el secundario en tiempo y forma. Argentina ocupa el puesto número 7 en el ranking regional
Si repasamos las últimas “calificaciones” que obtuvo la Argentina en el grupo de exámenes internacionales que luego permiten construir los índices e indicadores de calidad educativa de todos los países del mundo, los números nos atraviesan como dagas a toda la sociedad.
Porque las cifras demuestran que la cuestión acerca de la calidad educativa es un desafío urgente e involucra a todos los argentinos y aleja la imagen de la Argentina calificada, que supo ser el país modelo y con la mejor educación de América Latina .
Hoy Argentina, a 125 años de la muerte de Domingo Faustino Sarmiento, ocupa el séptimo lugar en el ranking de países según su calidad educativa, detrás de Brasil, Chile, Colombia, México y Uruguay.
“La calidad educativa está en situación de emergencia”, fue una de las conclusiones consensuadas entre los principales referentes del sector entre autoridades nacionales, de la ciudad y del mundo que participaron del V Foro de Calidad Educativa que organiza anualmente la asociación civil Proyecto Educar 2050, en el marco de la Semana de la Educación.
Según el último Informe del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes o Informe PISA (por su sigla en inglés: Program for International Student Assessment), el 52% de los adolescentes argentinos de 15 años no comprenden lo que leen, y este es un dato que se sostiene en el caso argentino desde al año 2000. El PISA se realiza cada tres años en varios países con el fin de determinar la valoración internacional de los alumnos y es llevado a cabo por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).
“El primer gran déficit que tiene nuestro país en materia de calidad educativa es la gran desigualdad, que establece diferencias importantes entre regiones y ciudades. En las zonas de mayor pobreza estamos dando la peor educación, cuando la Ley de Educación Nacional exige lo contrario. Las mejores escuelas deberían estar en las zonas más necesitadas”, explica Manuel Álvarez Trongé, presidente de la ONG Proyecto Educar 2050.
Según Álvarez Trongé, otro de los grandes desafíos pendientes en la Argentina para lograr calidad educativa es el colegio secundario: “Según las últimas cifras del Ministerio de Educación de la Nación, el 56% de los chicos no lo terminan y sólo lo completan en tiempo y forma el 44 por ciento”.
Bajo el lema “Educar mejor es urgente“, los principales referentes del sector se sentaron a debatir durante el Foro y las conclusiones fueron unánimes al señalar el resquebrajamiento de la calidad de la educación hoy en la Argentina y hasta hicieron un mea culpa, incluido el Ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni, quien estuvo a cargo del cierre.
La apertura fue del ministro de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, Esteban Bullrich, quien comenzó con un panorama preocupante: “El 25% de los alumnos que cursan la enseñanza obligatoria en el país (primario y secundario) alcanza buen nivel educativo y el restante 75% no tiene los niveles mínimos necesarios y suficientes para considerar que el menor esté educado”. El ministro hizo un fuerte llamado a terminar con el “fraude educativo” y convocó a los políticos a encarar el tema con visión estratégica de país.
La última mesa de Política Educativa comenzó con un video de una entrevista al ex ministro de Educación de la Nación, Juan Carlos Tedesco, quien señaló que debería declararse de manera urgente la “Emergencia Educativa” en determinadas jurisdicciones del país. También hizo referencia a la necesidad de fijar metas a 10 años y que se apruebe su financiamiento por ley.
La jefa de Educación del BID, Emiliana Vegas, expuso un análisis profundo de la realidad en la región con datos y cuadros estadísticos muy detallados, y remarcó la situación argentina como una de las más graves en la región, especialmente en lectura. También señaló la necesidad de que los países que están entre los de menor desempeño (como la Argentina) tengan el objetivo de alcanzar los niveles de calidad mínimos fijados para todas las escuelas del país.

(Fuente: Perfil)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *