sábado , 17 de agosto, 2019

Ampliarán la Central de Embalse

El ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, Julio De Vido; y el presidente del Banco de Desarrollo para América Latina (CAF), Enrique García, suscribieron en Casa de Gobierno un préstamo por $ 1.200 millones para la extensión de vida, unos 25 años, de la Central Nuclear de Embalse. El préstamo es el primero que otorga un organismo multilateral de crédito a un país para la concreción de un proyecto nuclear.

El diseño de la Central es del tipo PHWR, reactor moderado y refrigerado por agua pesada (D2O) y genera una potencia eléctrica de 600 MWe. Se trata de un reactor Candu (Canadian Deuterium Uranium) que entró en servicio el 20 de enero de 1984, habiendo alcanzado un factor de carga del 98%.

En 1999 se situó como la primera en performance dentro de las Centrales Candu, y novena entre las aproximadamente 400 centrales que operan en el mundo.

Utiliza agua pesada como refrigerante y moderador, lo que permite la utilización de uranio natural como combustible, siendo posible la recarga del mismo mientras la central opera a plena potencia, por lo que se logra un bajo costo de operación.

El edificio principal del reactor tiene un espesor perimetral de 1,05 metros de Hormigón Armado, y un diámetro de 43,50 metros. En esta Central se produce Cobalto 60, radioisótopo para aplicaciones medicinales e industriales.

Los trabajos para la ampliación de su vida útil, que están a cargo de Nucleoeléctrica Argentina (NA.SA), son parte del Plan Nuclear Argentino, lanzando en el 2006 por el Gobierno nacional y aprobado por el Congreso en el 2009. Ese año se sancionó la ley 26.566, que contempla además la finalización de Atucha II y los desarrollos de una cuarta central nuclear y del reactor Carem.

Para la extensión de vida de Embalse, empresas nacionales ya fabrican componentes de calidad nuclear -generadores de vapor, componentes para el retubado del reactor- y elaboran ingeniería de detalle y de montaje para la actualización de la instalación.

Nucleoeléctrica, en un comunicado, informó que “se están ejecutando los contratos con la empresa canadiense Coandú Energy, diseñadora del área nuclear, para el suministro de la ingeniería, las herramientas, los estudios de seguridad y computadoras de proceso de control”. También están en ejecución los contratos del área convencional, para la actualización y repotenciación del ciclo térmico (35 MWe).

En la Central ya se instaló un simulador de alcance total que es la réplica exacta y en escala real de la sala de control principal de operaciones, que se utilizará en la capacitación y entrenamiento del personal y como herramienta de ingeniería.

Como parte de la etapa final de la ampliación, la Central saldrá de servicio para realizar los trabajos de recambio de los componentes esenciales.

Cuando el proyecto concluya, la planta iniciará su segundo ciclo de operación durante 25 años más, con una potencia cercana a los 700 megavatios.

La planta suministra la energía suficiente para cubrir la demanda de 3.000.000 de personas, y aporta energía al Noroeste Argentino, Cuyo, Centro, Gran Buenos Aires y Litoral.

Nucleoeléctrica Argentina tiene capacidad de generación de 1005 MW nucleares, y está a cargo de la producción y comercialización de la energía eléctrica que generan las centrales Atucha I (305MWe) y Embalse (700MWe).

La empresa tiene actualmente a su cargo la finalización del montaje y puesta en marcha de la Central Nuclear Atucha II, de 745MWe, que se estima estará generando energía a pleno a fin de este año.

(Télam)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *