martes , 18 de diciembre, 2018

Activistas políticos y ambientalistas se movilizaron ayer contra Monsanto

Se realizó ayer una nueva movilización convocada por la Asamblea Malvinas Lucha por la Vida para exigir la expulsión definitiva de Monsanto de la provincia de Córdoba.

La marchar partió desde Avenida Colón y Cañada y se dirigó hasta el Centro Cívico.

Cintia Frencia, legisladora provincial por el Frente de Izquierda (FIT), se refirió a la cuestión en los siguientes términos: “Hace más de un mes la Secretaría de Ambiente de la provincia rechazó el estudio de impacto ambiental presentado por la multinacional, ratificando el reclamo de los vecinos de Malvinas Argentinas, organizaciones sociales y políticas y diferentes académicos, quienes rechazamos la instalación de Monsanto por su carácter contaminante y porque viene a profundizar un modelo productivo que depreda el medio ambiente y agrava la ya crítica situación de la provincia en relación a la crisis hídrica, desmontes y fumigaciones. Sin embargo, el intendente radical Arzani no ha derogado las ordenanzas que habilitarían la instalación, mientras De la Sota se niega a tratar siquiera el proyecto de ley presentado por el FIT y la Asamblea de Malvinas que exige la prohibición de la instalación de Monsanto en toda la provincia, un proyecto que recogió más de 10.000 firmas”.

Como respuesta a la masiva movilización popular para que se vaya esta multinacional, que llevó más de 10.000 personas a Casa de Gobierno en dos oportunidades, el Gobierno provincial presentó un proyecto de ley ambiental a la medida de Monsanto. De la Sota ha salido a propagandizar que el gran avance de esta ley sería la participación ciudadana mediante la consulta popular. Esto es una verdadera estafa a la población; la consulta que plantea, en primer lugar no se aplica a todos los emprendimientos, sino a aquellos que la Secretaría de Ambiente defina, pero, además, finalmente no es vinculante, es decir que independientemente del pronunciamiento popular será el gobierno quien defina o no la instalación de Monsanto. El proyecto, a su vez, coloca el desarrollo de un Ordenamiento Territorial en manos de la nombrada secretaría, la misma que primero aceptó la instalación de Monsanto y luego la rechazó producto de la movilización popular. Se trata de una impostura que busca brindarle un amparo legal a la instalación de Monsanto y garantizar el negocio de los especuladores inmobiliarios y agroexportadores, a costa de la salud de la población cordobesa”, prosiguió la legisladora.

Frencia finalizó: “Planteamos que la única vía para intervenir frente a la emergencia ambiental que recorre la provincia es terminar definitivamente con los negociados que liquidan y entregan nuestros recursos, y, en tal sentido, que se aprueben los proyectos de ley presentados por el FIT de prohibir la instalación de Monsanto y declarar la crisis hídrica en Córdoba”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *