jueves , 19 de septiembre, 2019

Suman más de 40.000 las armas destruidas en Córdoba en los últimos ocho años

Mañana se concretará una nueva devastación de material secuestrado durante procedimientos penales o administrativos.

Mañana se concretará, por orden del Tribunal Superior de Justicia (TSJ),una nueva devastación de 3.299 armas de fuego secuestrado durante procedimientos penales o administrativos, las cuales sumadas a las 37.447 destruidas en Córdoba en los últimos ocho años, sumarán 40.746.

La próxima devastación, dispuesta por medio del Acuerdo Reglamentario Nº 1228, serie “A”, se concretará en las instalaciones de una empresa ubicada en el interior de la provincia e incluirá a, que se encuentran resguardadas en el Depósito Judicial. Dichas armas fueron secuestradas en el marco de investigaciones judiciales en diferentes fueros (penal, violencia familiar, etc.), como en procedimientos administrativos (caza o pesca furtiva o en zonas prohibidas, por ejemplo).

La devastación se efectuará bajo el control y coordinación del Secretario de la Sala Penal del TSJ, Luis María Sosa Lanza Castelli, con la colaboración de personal de la Policía de la Provincia y de la Base de Apoyo Logístico (Ejército Argentino).

Como en las anteriores oportunidades, se llevará adelante en empresas particulares, que desinteresadamente y sin costo alguno ponen al servicio de la sociedad sus instalaciones y su personal para que dicha tarea se concrete debidamente.

Desde la creación en Córdoba del Registro Balístico de armas de fuego, cartuchos y proyectiles provenientes de secuestros realizados por la autoridad pública (Ley 9041 del año 2002), en virtud de la intervención de distintos tribunales y de destacamentos policiales, bajo la dirección de la Sala Penal del TSJ y del personal de la Policía a cargo del Depósito, 57.920 armas ingresaron al sistema informático. De ese total, 37.447 ya han sido destruidas.

Por medio de sucesivas acordadas, el Alto Cuerpo ordenó la destrucción de 2.515 armas en 2006; de 10.839, en 2007; de 11.659, en 2011; de 12.434, en 2013 y de 3.299, en 2014. No todos los años se concretaron devastaciones, porque para que pueda llevarse a cabo, teniendo en cuenta la complejidad de organizar dicho acto, es necesario acumular un volumen importante de armas y constatar que, en el plano procesal, las actuaciones que motivaron su secuestro ya están concluidas o, en su defecto, que se encuentra debidamente asegurada la significación probatoria de cada arma incautada.

(Fuente: Prensa Tribunal Superior de Justicia)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *