domingo , 15 de septiembre, 2019

Sobreseyeron al padrastro de García Belsunce por prescripción de la causa por encubrimiento

Se trata de Constantino Hurtig, el último familiar de la mujer asesinada en el Country Carmel, de Pilar, en 2002, que debía ser juzgado.

El padrastro de María Marta García Belsunce, Constantino Hurtig, último de los familiares que debía ser juzgado por el encubrimiento del asesinato de ésta cometido en 2002 en el country Carmel de Pilar, fue sobreseído definitivamente ayer luego que la Justicia de San Isidro declarara prescripta la acción penal en su contra.

El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 3 de San Isidro consideró prescripta la causa para el médico pediatra porque ya pasaron más de seis años, desde que en 2008 fuera citado a juicio oral, período correspondiente a la pena máxima del encubrimiento agravado, delito por el que estaba imputado.

Hurtig, de77 años, debía haber sido juzgado en 2011, en el segundo debate realizado por el caso, ante el TOC 1 de San Isidro, con el resto de los familiares y amigos imputados por encubrimiento, pero su juzgamiento fue pospuesto en reiteradas oportunidades por problemas de salud. Primero alegó una afección cardíaca, luego un problema psiquiátrico y más tarde el riesgo de un pico de estrés.

En su fallo, los jueces Verónica Di Tommaso, Raúl Luchelli Ramos y Marcelo García Helguera tuvieron en cuenta que Hurtig no tiene otras causas pendientes y que “desde la fecha del auto de citación a juicio hasta la actualidad ha transcurrido en exceso el plazo máximo -6 años- para que opere el instituto de marras”.

De esta forma, los magistrados resolvieron “declarar extinguida la acción penal por prescripción y en consecuencia dictar sobreseimiento“.

El segundo marido de la madre de María Marta y padre de John e Irene Hurtig, medio hermanos de la víctima, fue imputado en la causa por el fiscal original del caso, Diego Molina Pico, quien acusaba al pediatra de haber participado durante el velatorio de María Marta de una reunión donde se decidió arrojar por el inodoro la famosa “bala-pituto” que habían encontrado debajo del cuerpo de la víctima.

María Marta García Belsunce fue hallada muerta el 27 de octubre de 2002 en su casa del country Carmel con medio cuerpo semisumergido en la bañera, y su marido Carlos Carrascosa instaló desde el momento del hallazgo la hipótesis de que había sufrido un “accidente en la bañera”.

Sin embargo, una autopsia practicada recién 36 días después comprobó que la mujer había sido asesinada de seis balazos en la cabeza y el viudo Carrascosa se convirtió en el principal sospechoso, mientras que  sus familiares quedaron bajo la lupa del encubrimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *