sábado , 21 de septiembre, 2019

Se entregó el joven condenado por matar a otro con una bengala

Iván Fontán estaba prófugo desde el miércoles cuando se conoció la sentencia de 9 años y medio de prisión por haber arrojado el proyectil que provocó la muerte de Miguel Ramírez en 2011.

Fuentes policiales confirmaron que Iván Fontán (27) se presentó ayer en la sede de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) de Bahía Blanca junto a su abogado, Gustavo Avellaneda, tras permanecer dos días prófugo.

El joven fue condenado el miércoles a la pena de 9 años y medio de prisión por haber arrojado una bengala con la que provocó la muerte de Miguel “Keko” Ramírez, en 2011 durante un recital de La Renga.

Según explicó el letrado, su asistido no se fugó sino que “fue sorpresiva la decisión del tribunal de La Plata, lo cual le ocasionó un shock emocional y se tomó el tiempo de resolver un montón de cosas, como se tienen resolver ante el tiempo que espera de detención”.

Según relató Avellaneda, Fontán “se fue de la casa y estuvo pensando, primero solo y después con su familia, en todo lo que se viene”.

“Luego, arregló obligaciones, papeles…No olvidemos que Iván, a partir de esto, puede perder su trabajo, un trabajo importante en una empresa de Bahía Blanca, y obligaciones contraídas. Se tomó el tiempo para hacer todo eso y emprolijar todo antes de su entrega, que se está haciendo efectiva en este momento”, aseguró el defensor.

Asimismo, Avellaneda destacó que su cliente “siempre cumplió, estuvo detenido 50 días por esta causa y se entregó solo también” y consideró que esta actitud “viene aparejado con una situación de valores personales que tiene Iván, que es hacerse cargo de la situación”

“Él confesó que fue autor del disparo de la bengala, se entregó ante la Justicia, ahora se está entregando. La actitud de Iván no cambió nunca, fue siempre igual, el tema es que no esperábamos la condena ni tamaña condena”, sostuvp.

Finalmente, Avellaneda insistió que la bengala que ocasionó la muerte de Ramírez no fue la arrojada por Fontán, por lo que consideró “absolutamente” injusta la condena: “Se probó que las lesiones que tuvo Miguel Ramírez no tienen que ver con la bengala que disparo Iván, sino que son compatibles con un artefacto pirotécnico de menor entidad dañosa”, explicó.

Fontán fue condenado por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 2 platense, que lo consideró culpable del delito de “homicidio simple con dolo eventual”. Una vez leído el veredicto, efectivos de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) Bahía Blanca lo fueron a buscar a su domicilio pero no lo encontraron, por lo que se lo declaró prófugo hasta ayer que se entregó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *