lunes , 17 de diciembre, 2018

Ratifican condena a padres que usaban a su hijo menor para vender droga

Se les impuso la pena de seis años y medio de prisión más una multa de $400. Se trata de la primera sentencia del TSJ desde que, en diciembre de 2012, se estableció en Córdoba el Fuero de Lucha contra el Narcotráfico.

El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Córdoba ratificó hoy la pena impuesta por la Cámara 3º del Crimen a un matrimonio que utilizaba a su hijo, menor de edad, para vender estupefacientes en un “kiosco” que tenían montado en el barrio Ciudad de Mis Sueños.

Se trata de la primera sentencia dictada por el Alto Cuerpo, en el marco de un recurso de casación, desde que se estableció el Fuero de Lucha contra el Narcotráfico del Poder Judicial de Córdoba, que funciona desde diciembre de 2012.

El TSJ fijó que el concepto de “dosis umbral”, entendido como el supuesto límite toxicológico a partir del cual determinadas sustancias afectan las funciones físicas y psíquicas, “no constituye un criterio indiscutible desde el punto de vista científico”, ni tampoco “ha sido unánimemente aceptado por la jurisprudencia”. Por ende, mientras la sustancia tóxica “conserve su naturaleza y calidad”, aun cuando la venta sea en pequeñas dosis, se pone en peligro la salud pública, como se constató en el caso.

Además, la Sala Penal rechazó los recursos de casación planteados por las defensas de los imputados, razón por la cual confirmó que correspondía la pena de seis años y seis meses de prisión, más una multa de 400 pesos, por ser coautores del delito de tenencia de estupefacientes con fines de comercialización agravada.

Respecto del menor, el TSJ consideró que correspondía reencuadrar jurídicamente su accionar en la figura de presunta “comercialización de estupefacientes” y dispuso la remisión de las actuaciones al Juzgado Penal Juvenil de 7º Nominación de la ciudad de Córdoba.

El TSJ también rechazó, por inadmisible, el planteo de inconstitucionalidad del monto mínimo de la pena aplicable, articulado por el abogado de los imputados.

La causa fue iniciada el 12 de diciembre de 2012, cuando una persona mayor de edad fue aprehendida luego de haber comprado cocaína por 50 pesos en el “kiosco” instalado en Ciudad de mis Sueños.

De acuerdo con el TSJ, si bien a la venta la concretó el menor de la familia, “con ánimo de lucro”, del cuadro probatorio surge que “se trata de una actividad que era desarrollada con habitualidad por él y todos los integrantes del núcleo familiar, de manera conjunta e indistinta”.

Según las magistradas Aída Tarditti, Mercedes Blanc de Arabel y María Marta Cáceres de Bollati, respecto de los padres, la agravante prevista opera, por cuanto emplearon a “un menor en la comisión del hecho”. “Habiéndose acreditado que el estupefaciente secuestrado se encontraba a disposición conjunta de los tres imputados y teniendo en cuenta que C. y G., en su calidad de padres y responsables del hogar, fueron quienes introdujeron a H.G.G. en la actividad ilícita que se le endilga, no cabe sino concluir que se ‘sirvieron’ de él para cometer el ilícito”, concluyeron las vocales.

(Fuente: Prensa Tribunal Superior de Justicia)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *