miércoles , 23 de octubre, 2019

Prohíben requisas íntimas a familiares de internos federales

El juez Vaca Narvaja resolvió hacer lugar al hábeas corpus correctivo y colectivo interpuesto por la Defensora Oficial, rechazando el planteo de incompetencia formulado por el Servicio Penitenciario de Córdoba.

El juez federal n° 3, Miguel Hugo Vaca Narvaja, resolvió hoya hacer lugar al corpus correctivo y colectivo interpuesto por la Defensora Oficial María Mercedes Crespi, prohibiendo de esta forma la realización de requisas íntimas a familiares de internos federales.

Asimismo, el magistrado rechazó el planteo de incompetencia formulado por el Servicio Penitenciario de Córdoba.

El fallo alcanza a todos los internos detenidos a disposición de la Justicia Federal que se encuentren alojados en las Unidades Penitenciarias Complejo Carcelario nro. 1 “Reverendo Francisco Luchesse”, Complejo Carcelario nro.2 “Adj. Andrés Abregú” (Cruz del Eje), Establecimiento Penitenciario nro.2 “Penitenciaría Capital” (San Martín), Establecimiento Penitenciario nro. 3 para Mujeres (Bouwer), Establecimiento Penitenciario nro. 4 de Montecristo y Establecimiento Penitenciario nro. 8 Villa Dolores, (conf. Art. 3º inc. 2 y 17 de la Ley 23.098).

De esta forma, se declara inconstitucional la disposición nro.649 del Servicio Penitenciario de Córdoba, al cual autoriza el denominado “Registro completo” para las visitas, “por resultar absolutamente contrario a las normativas nacionales, Constitución Nacional y convenciones internacionales“.

En este sentido, juez Vaca Narvaja ordenó al Servicio Penitenciario de Córdoba que “se abstenga de realizar a las visitas correspondientes a los internos detenidos a disposición de la Justicia Federal de Córdoba las denominadas `requisas profundas´”.

Estas requisas íntimas consisten “en las inspecciones visuales del cuerpo desnudo“.

Finalmente, el magistrado recomendó al Servicio Penitenciario de Córdoba la “adquisición y puesta en funcionamiento de medios detectores de estupefacientes y elementos peligrosos que no resulten lesivos de la intimidad y del pudor de las personas“.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *