martes , 22 de octubre, 2019

Paola fue asesinada, y su hija Martina está grave

La mujer fue encontrada en un desagüe de barrio Alto Alberdi. Martina yacía viva a su lado. La nena está delicada en un hospital. El acusado, preso en Bouwer.

La mujer barría la vereda. Eran las 8 del domingo y faltaba poco para abrir la panadería. De pronto, la joven quedó paralizada y gritó: las dos piernas se veían claramente a través del desagüe de la calle. Otra empleada se acercó y no pudo creer lo que escuchaba: el llanto de una niña provenía de la misma alcantarilla. Bastó que otro vecino se asomara para descubrir la terrible escena. La criatura lloraba desconsolada al lado del cadáver de su madre.

A los minutos, la zona quedaría repleta de policías, peritos, funcionarios judiciales, periodistas, curiosos…

Tres días y medio después de haber desaparecido, así fueron encontradas ayer Paola Acosta (36) y su hija Martina, de 1 año y 9 meses. La mujer yacía vestida y asesinada de varias puñaladas (dos en el cuello, que serían las mortales) en el fondo de un desagüe en avenida Zípoli y Esperanto, barrio Alto Alberdi, de la ciudad de Córdoba. 

La pequeña, en tanto, presentaba cortes en su cuerpo, tenía el fémur derecho fracturado y temblaba, además de estar deshidratada. Ya en el Hospital de Niños, donde fue internada, se constató que las heridas cortantes no eran puñaladas, según informó la fiscal Eve Flores.

Los médicos fueron cautos: la criatura está delicada, en grave estado. “Tiene politraumatismos y heridas cortantes en varias partes del cuerpo. Además, hay alto riesgo de infección por haber tenido contacto con aguas servidas tantas horas”, dijo el director del hospital, Néstor Perotti.

La expareja de la mujer y padre de la bebé, Gonzalo Lizarralde (33 años, repartidor de pan y en pareja con otra mujer), ya estaba detenido desde el sábado por orden de la fiscal, luego de que se descubrieran manchas de sangre en su vehículo, una Peugeot Expert. 

La búsqueda policial de los cuerpos no daba resultados.

El peor final 

El miércoles pasado a las 22, según la causa, Lizarralde pasó por la casa de Paola, en calle Martín García al 200, para llevarle la cuota alimentaria de la bebé. Era la primera vez que iba a ver a su hija. El hombre siempre había negado ser su padre y un estudio de ADN lo había confirmado. Lizarralde, quien vivía en barrio San Salvador, habría hecho subir presuntamente bajo engaños a Paola y a la nena al vehículo. En el departamento quedaron dos hijos adolescentes de la mujer, fruto de otra relación.

Se sospecha que esa misma noche, Paola fue asesinada en el mismo utilitario y su cuerpo tirado en ese desagüe, frente a una panadería que el hombre solía frecuentar. 

Se presume también que a último momento no se atrevió a matar a su propia hija, aunque la habría arrojado viva al pozo para luego escapar. El jueves siguiente, Lizarralde fue a lavar el vehículo. Pero quedaron manchas en el habitáculo.

El arma homicida, por ahora, no fue encontrada.

Ya van 11 femicidios en el año

En una semana. Con la muerte de Paola Acosta (35), la provincia de Córdoba registra 11 femicidios en lo que va de 2014, y el segundo en apenas una semana. El viernes había fallecido Mirta Lorena Urquía (34) luego de que fuese apuñalada, presuntamente, por su pareja.

Consultas. El 0800-888-9898 es el número para hacer consultas sobre violencia familiar o, personalmente, en Emilio Olmos 175 de 8 a 18, Córdoba.

Denuncias. Para realizar denuncias por violencia física o amenazas, dirigirse a la unidad judicial de Violencia Familiar, Duarte Quirós 650, las 24 horas. O a cualquier comisaría o unidad judicial.

(Fuente: La Voz)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *