jueves , 19 de septiembre, 2019

Nueve años y medio de prisión por matar a un joven con una bengala en un recital

Iván Fontán fue hallado culpable del delito de “homicidio simple con dolo eventual”. El hecho ocurrió durante un recital de La Renga, en 2011. La víctima Miguel Ramírez.

El Tribunal Oral en lo Criminal 2 de La Plata condenó ayer a Iván Fontán(27) a nueve años y medio de prisión por considerarlo culpable del delito de “homicidio simple con dolo eventual”, al haber causado la muerte a Miguel Ramírez (32) con una bengala en un recital.

El tribunal entendió que el acusado fue responsable de haber arrojado una bengala que mató a otro durante un recital de La Renga, en 2011, en el autódromo Roberto Mouras, de La Plata.

Los jueces Silvia Hoerr, Liliana Torrisi, y Claudio Bernard dieron por acreditado que Fontán fue quien arrojó la bengala a partir de los distintos testimonios que se sucedieron en las audiencias del juicio, pero consideraron atenuantes la carencia de antecedentes del acusado y el buen concepto en el informe ambiental.

Entre los agravantes destacaron que arrojó la bengala “aprovechando que se apagaban las luces siendo consciente del daño que podía ocasionar” y que cuando ingresó al recital llevaba la pirotecnia escondida entre su ropa.

Además, los jueces el denegaron al condenado la eximición de prisión que solicitó su abogado, Gustavo Avellaneda, por lo que deberá cumplir la condena en una unidad penitenciaria de La Plata.

El día anterior, la fiscal Silvana Langone había pedido que se condene a 20 años de prisión a Fontán, por el delito de “homicidio con dolo eventual” en perjuicio de Ramírez, mientras que la defensa había solicitado la “absolución” del imputado por considerar que “no está acreditado fehacientemente que la bengala que arrojó haya sido la que impactó en la víctima, pues una testigo manifestó que vio dos artefactos pirotécnicos en el aire”.

El hecho se registró el 30 de abril de 2011, cerca de las 22.30, en el autódromo platense Roberto Mouras.

Según el informe forense, el proyectil impactó “en la zona cervical y le fracturó el maxilar inferior derecho y la primera costilla”, lo que le ocasionó la muerte a Ramírez, una semana después, en un hospital de Melchor Romero.

El acusado estuvo preso pero la Cámara de Apelaciones y Garantías de La Plata lo liberó por falta de mérito al valorar que no había pruebas suficientes para acreditar la autoría, por lo que llegó al juicio oral en libertad.

Durante el juicio Fontán admitió que arrojó una bengala aunque aclaró no que no estaba seguro de que ese proyectil había impactado en un espectador, ya que en ese momento también se lanzaron otros artefactos pirotécnicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *