lunes , 10 de diciembre, 2018

El ex marido de Paola Acosta apeló la no inclusión de la figura de femicidio

La querella presentó un recurso de casación para que se revise la decisión de no incluir el agravante de femicidio en la condena a Lizarralde. La Cámara Undécima del Crimen había resuelto que la muerte de la joven había sido un homicidio calificado por alevosía.

El abogado querellante, Juan Carlos Sarmiento, representante del ex marido de Paola Acosta, presentó ayer un recurso de casación contra el fallo dispuesto por la Cámara Undécima del Crimen del Crimen que condenó a Gonzalo Lizarralde a cadena perpetua por el delito de homicidio calificado por alevosía.

El tribunal, integrado por los camaristas Susana Frascaroli, Daniel Ferrer Vieyra y Graciela Bordoy, junto a ocho jurados populares, consideró que el asesinato de una mujer “no implica siempre y en todo caso femicidio”, sino sólo aquella muerte provocada en un ámbito donde existe una situación de subordinación y sometimiento de la mujer hacia el varón, basada en una relación desigual de poder.

En sus fundamentos, el cuerpo explicó que la norma que introduce el femicidio al Código Penal “no es clara” e insistió en que la atribución de la conducta de femicidio “demanda un actuar que demuestre claramente el despliegue de una violencia masculina en detrimento de lo femenino, es decir, la aniquilación de la vida de una mujer por parte de un varón que hunde sus raíces en la concepción de considerar a la mujer como inferior, por la sola circunstancia de integrar un colectivo erróneamente visualizado”.

De esta forma, el tribunal consideró que “se trataba de una mujer que ‘no fue dócil’ a la postura que asumió Lizarralde (sobre su paternidad), ‘sino que decidió empoderarse en defensa de sus derechos y los de su hija’” por lo que “nos aleja de esa mujer vulnerable, sumisa, dominada, víctima de una desigualdad de poder y nos coloca frente a una mujer fuerte, decidida, pero atacada sorpresiva y alevosamente, en un momento en que seguramente ni imaginó que algo podía sucederle durante su encuentro con Lizarralde”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *