miércoles , 18 de septiembre, 2019

Con el cartel de oposición

El kirchnerismo analiza denunciar a Macri por la designación en comisión de los dos miembros de la CSJ. Cerca de 80 parlamentarios K llamaron a marchar hoy en repudio.

Si algo era inimaginable para el kirchnerismo era tener que seguirle los pasos a un presidente de otro signo político.

A una semana de su asunción como primer mandatario, Mauricio Macri tomó grandes decisiones que marcaron a fuego el comienzo de su gestión como titular del ejecutivo nacional, como los es la eliminación del cepo y la designación de dos nuevos miembros de la Corte Suprema de Justicia (tras las renuncia del juez Carlos Fayt).

El kirchnerismo, en la vereda del frente, digno heredero de la génesis peronista, no gobierna ni deja gobernar. En los primeros 10 días de su mandato en la Casa Rosada, Macri pasará por dos marchas impulsadas por la militancia K, aquella del lunes pasado en defensa a la Ley de Medios y hoy, con respecto a la derogación del decreto e designación de los jueces Rosatti y Rosenkrantz.

Lo curioso de todo esto es la actitud tomada tanto por el macrismo como por el kirchnerismo mismo.

La acción de designar a los jueces en comisión, más allá de la discusión con respecto a la constitucionalidad o no del acto, habría sido un claro ejemplo de la gestión kirchnerista durante la década ganada “yendo por todo” y arrasando a la vez con todo lo demás. Pero, lo que llamó aún más la atención fue que esto sucedió durante la era “del cambio”.

Duros al respecto y, como quien dice, “recibiendo un poco de su propia medicina”, parlamentarios kirchneristas parecen no tener intención de dejarle el camino librado al nuevo presidente y, luego de una intensa reunión de 4 horas, parecen tener previsto el plan de lucha.

Denuncia para todos y todas

Entre las iniciativas que se sopesaron en la reunión de la bancada mayoritaria de la oposición sobresale la posibilidad de realizar denuncias penales tanto contra el presidente Macri como contra los dos juristas designados por éste, en tanto aceptaron ser parte de una “maniobra” calificada por el kirchnerismo de “inconstitucional y antirrepublicana”.

 “Queremos que se evalúen las responsabilidades penales, patrimoniales y políticas”, explicó el jefe de la bancada K, Héctor Recalde.

Además, el kirchnerismo evalúa también presentar amparos para que sea la Justicia la que diga si es constitucional el procedimiento dispuesto por Macri para nombrar dos jueces por decreto. El objetivo de esta segunda jugada sería frenar, con una cautelar, la jura de los dos candidatos.

Así mismo, también se barajaron la idea de pedir el inicio de un proceso de juicio político contra Macri, cuando sólo ha pasado una sola semana de su gestión. Quien lo planteó fue el mendocino Guillermo Carmona, quien señaló que el Presidente y los ministros de la Corte (Ricardo Lorenzetti, Juan Carlos Maqueda y Elena Highton) podrían incurrir en causales de destitución si finalmente permiten que Rosatti y Ronsenkrantz juren como miembros provisorios de la Corte.

(Fuente: lavoz.com.ar)

(foto: Télam)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *