domingo , 20 de octubre, 2019
Hospital Unquillo

Comienza el juicio por la muerte del bebé de Dahyana Gorosito

La joven y su ex pareja están acusados de matar a su beba recién nacida. La mujer asegura que fue su pareja quien la obligó a entregar a la menor para luego dejarla morir.

Dahyana Gorosito y su ex pareja, Luis Oroná, comenzaron a ser juzgados hoy, en un proceso con jurados populares, acusados por el delito de homicidio calificado por la muerte de su bebé en mayo de 2016.

El hecho ocurrió en mayo del año pasado, cuando Gorosito había denunciado el robo de su beba luego del parto en el hospital Profesor José Miguel Urrutia de Unquillo, tras supuestamente ser notificada de la muerte de la recién nacida y que no se le entregaran el cuerpo, lo que fue negado por la institución.

Luego, se ordenó la detención de Dayana, que permaneció varios días internada en el hospital Rawson, y posteriormente también se dispuso la detención de su pareja.

Días después, el cuerpo sin vida de la bebé fue hallado en la casa de sus padres, y la autopsia determinó que murió por hipotermia.

Según la defensa de Gorosito, Oroná la obligó a parir en un descampado cercano a su domicilio y se deshizo del cuerpo, sin embargo, la fiscal Balestrini consideró que la responsabilidad es compartida por ambos acusados.

Desde las organizaciones sociales que reclaman la absolución de Gorosio explicaron que “Dahyana fue obligada -por quien entonces era su pareja- a parir en un descampado de la localidad de Unquillo (Córdoba), a la intemperie, con frío y sin asistencia. Apenas nacida la beba, Luis Oroná la arrancó de sus brazos y se la llevó, aduciendo que él no era el padre”.

Dahyana fue sometida a un peregrinaje mediático por su pareja y su familia política, amenazada y extorsionada por el miedo de no volver a ver a Selene, su hija recién nacida. La joven no supo que la niña había fallecido hasta que la Policía encontró el cuerpo en la casa de la familia de su pareja. El hallazgo se produjo tras cuatro allanamientos en el mismo domicilio, mientras Dahyana permanecía custodiada en el hospital Rawson, con una infección severa dadas las condiciones inhumanas en que fue obligada a dar a luz”, explicaron.

Asimismo, remarcaron que “desconociendo las múltiples violencias que sufrió a lo largo de su vida, durante su embarazo y su parto, la Justicia acusó a Dahyana de no haber impedido el homicidio de Selene y por eso pasó un año en la cárcel. En mayo de este año, luego de que se instalara socialmente el reclamo, la Cámara de Acusaciones ordenó su libertad y dictaminó que existieron indicios de violencia de género que el Juzgado de Control y la fiscalía pasaron por alto. Gracias a la lucha del movimiento de mujeres y feminista, aguarda el juicio en libertad y espera su absolución definitiva”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *