miércoles , 26 de junio, 2019
manuel-storani-Facebook

Buscan al hijo de Storani en el Río Luján, desaparecido tras un accidente de lanchas

El chico de 14 años, desapareció en la noche del jueves cuando la embarcación en la que se encontraba fue embestida. Como consecuencia de la colisión fallecieron la madre del menor y el conductor de la otra lancha.

El hijo del ex diputado y ex ministro radical Federico Storani, Manuel (14), es intensamente buscado luego de desaparecer el jueves por la noche cuando desapareció tras el choque de dos lanchas en la intersección del canal Vinculación y el Río Luján, a la altura del partido bonaerense de Tigre.

10 embarcaciones de la Prefectura Naval (PNA), un helicóptero, tres dotaciones de buzos, dos lanchas de Defensa Civil de Tigre, lanchas particulares con rescatistas, dos gomones y cuatro motos de agua, además de personas a pie, continúan buscando al joven

El jefe de Prefectura de San Isidro, Aníbal Moya, explicó que si bien las condiciones del tiempo perjudican porque reducen la visibilidad, continuarán “con métodos de búsqueda electrónicos e iluminación artificial”, además de rastrillajes por la costa.

En cuanto a las personas fallecidas, son Ángeles Bruzzone, madre de Manuel, quien viajaba en la embarcación hacia una guardería de barcos en Tigre junto a su hijo, y el conductor de la nave Shark II, que presuntamente fue responsable del choque.

En tanto, la pareja de Bruzzone y otras tres personas que fueron atendidos y se encuentran fuera de peligro.

Además, el timonel de Shark II, Pablo Torres Lacal, fue imputado por “homicidio culposo agravado” por el fiscal de San Fernando, Facundo Osores Soler, quien dispuso una consigna policial en el Hospital Italiano, donde se encuentra internado en grave estado con un coágulo en la cabeza.

La embarcación que transportaba a Storani fue hallada en el agua “completamente destrozada”, mientras que la otra en tierra, a unos 50 metros del lugar del choque, en las cercanías del Club Naútico San Fernando.

La hipótesis principal apunta a que la Shark II se dirigía zigzagueando a toda velocidad y embistió de lleno a la otra.

En este sentido, Moya aclaró que “no podemos saber por qué hasta que no terminen las pericias” y que tampoco se pueden determinar a qué velocidad iban las lanchas ni si las luces funcionaban bien ni cuál de las dos hizo la maniobra causante de la colisión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *