jueves , 22 de agosto, 2019

Yo, el mejor de todos

El viernes para el intendente Ramón Mestre no fue un día más. Invitó a varios periodistas a desayunar en el Palacio municipal. Sólo estaba él, Alberto Giménez y Javier Bee Sellares. Ellos en una punta y el resto dispersos por todas las mesas.

Mestre era quien hablaba, comentaba y explicaba. Cuando terminaba, Giménez metía un bocadillo y cuando éste terminaba Bee Sellares agregaba lo suyo. Era como una lucha de poderes entre los dos hombres ahora fuertes de la gestión, aunque la última palabra la tenía siempre Giménez. Mestre tomó nota de todo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *