sábado , 17 de agosto, 2019

¿Y los documentos?

Pasado un mes del viaje de José Manuel de la Sota al Vaticano a encontrarse con el Papa Francisco comienzan a conocerse algunos detalles de la reunión. Uno de ellos y casi tragicómico, fue un olvido ocurrido minutos antes del encuentro. De la Sota fue acompañado por su esposa, Adriana Nazario, su hija Candelaria, y el secretario de Integración Regional Herman Olivero. Todos se alojaban en el mismo hotel y cuando partieron hubo un olvido significativo. En la entrada de la residencia Santa Marta el guardia de la policía suiza requirió los documentos de todos los que iban a entrar y De la Sota había olvidado los suyos. Trataron de explicarle que era un gobernador del país del Papa y el guardia parecía no entender. La situación se tornó tensa hasta que Olivero intervino, hizo unos llamados y pudieron entrar.

“Acá De la Sota es un ciudadano más y sin documentos era imposible entrar, lo que desconocemos es a quien llamo Olivero”, decía un funcionario que se quedó con ganas de viajar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *