viernes , 14 de diciembre, 2018

¿Y la invitación?

“Con la gente que le maneja la agenda externa a José va a ser muy difícil que lo conozcan fuera de la provincia”, repetían en los ámbitos justicialistas el fin de semana.

La cuestión era clara, José Manuel de la Sota había estado en Mendoza acompañando al ultrakirchnerista Paco Pérez en la Fiesta de la Vendimia, donde el sábado se mostró con otros dirigentes como Sergio Massa, Daniel Scioli y Julio Cobos en un palco en la tradicional vía blanca donde las candidatas al cetro vendimial desfilan por la ciudad.

Pero eso no fue todo, el escenario político se da en el country San Isidro donde Daniel Vila y su familia, acompañado por José Luis Manzano hacen su propia fiesta: la tradicional “vendimia solidaria”, donde la fundación UNO Medios recauda dinero para obras de caridad.

La invitación a De la Sota nunca llegó y varios que se quedaron esperando que llegara protestaban ya que hubiera sido una buena pantalla con transmisión en directo por el Canal 7 local y América TV para todo el país.

Cada político que llegaba era entrevistado por Alejandro Fantino. En la organización del evento decían que por más que haya un poco de buenas relaciones con la Nación tenían miedo de que De la Sota se despachara en contra del kirchnerismo, justo después de que estos aprobaran la adecuación de los medios de los mendocinos a la Ley de Medios Audiovisuales, aunque si De la Sota hablaba con Vila se podía arreglar, pero eso nunca pasó.

En tanto, la gente del Gobernador asegura que no fue invitado porque sabían que de hacerlo no asistiría.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *