lunes , 19 de agosto, 2019

Uno felicitado, otro cuestionado

La semana pasada se le impuso el nombre de Ramón Bautista Mestre a una rotonda de la Ciudad. En el acto colmado de las principales autoridades de la Provincia y la Ciudad, con la extrañísima excepción del gobernador José Manuel de la Sota, hubo sólo dos oradores. El primero fue el viceintendente Marcelo Cossar, quien debió rendirle un homenaje a Mestre padre delante de su hijo y referente Ramón Javier y toda su familia. Cossar no sólo aprobó el examen sino que más de uno se aventuró a especular sino sería el Vice el plan “B” del intendente para la lista de diputados nacionales. Al otro orador, Alberto Zapiola no le fue bien, la mayoría de los dirigentes radicales le cuestionaron su falta de idoneidad discursiva para recordar las circunstancias en que Mestre asumió la gobernación sin incomodar tanto a Eduardo Angeloz presente en el acto y también cuando recordó que Mestre asumió como ministro de la gestión de Fernando de la Rúa. “Era un gobierno que se caía a pedazos”, gritó el veterano dirigente frente un enmudecido público. “Entre los recuerdos de Zapiola y las declaraciones de Martí no necesitamos oposición”, dijo un dirigente en la Casa Radical recordando además del discurso de Zapiola, las declaraciones del exintendente Rubén Martí que dijo que Mestre debía comenzar a gestionar y no hablar tanto de la herencia recibida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *