domingo , 22 de septiembre, 2019

Tranquilidad

En el Panal, y fuera de él, se está hablando del quiebre entre José Manuel de la Sota y Juan Schiaretti por la postura de ambos en la reforma previsional. “Ahora si se pudrió todo”, dicen algunos operadores. “Lo que dejó trascender el gobernador es que no hay que alarmarse, sino esperar que el tema decante y, como dice siempre De la Sota, él es el que gobierna y el que toma las decisiones”, dicen.  Se sabe que no cayó bien en el gobierno el rechazo de Adriana Nazario, esposa del ex gobernador, a la reforma previsional, pero el menaje que los dos dejaron a las bases es que haya tranquilidad. También se supo que a De la Sota no le gustaron los nuevos nombres en el gabinete provincial porque no incluía a ninguno de sus hombres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *