miércoles , 16 de octubre, 2019

Somos amigos

Se sabía de antemano que las relaciones entre Carlos Alessandri y José Manuel de la Sota no estaban pasando por el mejor momento. Alessandri le reclamaba a De la Sota tenerlo abandonado en la Legislatura y no darle protagonismo en las decisiones de Gobierno. El viernes último sorprendió a los asistentes en un acto en el Panal la presencia en la mesa del gobernador del legislador. Consultado dijo que las cosas ya se habían arreglado y que las relaciones estaban en buen camino. Esta situación se dio en el marco de la misma semana donde se anunció que la planta de tratamiento de uranio Dioxitek, que se encuentra en Alta Córdoba podría ser localizada en Embalse, lugar de donde es intendente el hijo de Alessandri, y tal cual reflejábamos en nuestra página semanas atrás, que en ese lugar habría una fuerte inversión nacional si había ruptura. Esto todavía no ocurrió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *