sábado , 17 de agosto, 2019

Sin pasaje

Cuando se conoció la noticia de que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner iba a asistir a la asunción del papa Francisco, muchos en el Centro Cívico de Córdoba esperaron atentos el llamado de Presidencia para invitar al gobernador José Manuel Dela Sota. A su entender, Cristina querría mostrar un espíritu plural e invitaría a algunos gobernadores disidentes, como el caso del gobernador cordobés. Pero el propio De la Sota no creyó en esa posibilidad por lo que mandó a buscar cualquier tipo de combinación de vuelos que le permitiera estar en Roma a la hora de la unción del nuevo Papa. Pero la respuesta de sus colaboradores fue contundente: “Todos los vuelos están agotados”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *