miércoles , 11 de diciembre, 2019

Sin palabras

El domingo pasado se realizó la Marcha por la Memoria al cumplirse un nuevo aniversario del Golpe de Estado del 24 de marzo de 1976. Como viene ocurriendo en los últimos años, se producen momentos de tensión entre las columnas de izquierda con el resto de los partidos, en particular, con el radicalismo. Pero esta vez, un joven radical vivió un incómodo momento y no producido por las otras columnas partidarias, precisamente. Ocurre que el joven divisó en el piso un celular, se agachó y lo alzó, vio a su alrededor y advirtió que muy cerca estaba un concejal radical al cual se le acercó y le preguntó: “¿Es tuyo este celular?” El robusto edil lo tomó, lo observó, lo llevó a su bolsillo y le respondió: “Ahora sí es mío”. El joven radical se quedó sin palabras por no saber si se trataba de una broma o algo peor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *