viernes , 14 de diciembre, 2018

Muy enojado

El gobernador José Manuel de la Sota se volvió a enojar, y esta vez con todos. El miércoles quería que sus legisladores presentaran su proyecto para limitar huelgas y de esta forma hacerse un poco conocido en el país.

El proyecto fracasó y fue su misma gente la que lo rechazó: Nadia Fernández, Juan Manuel Cid y Sandra Trigo, entre otros. Todos fueron de Unión por Córdoba que dijeron que no.

“Con gente así mejor no hacer nada, y encima el que lo defendió era González”, decía un peronista en la Legislatura, y agregaba que Trigo está molesta con el Gobernador porque fue quien echó a su marido Marcelo Cáceres de la función pública después del amotinamiento policial. Esto, sin dudas, dejó secuelas.

Con el resto, el tiempo dirá pero no será sólo esto lo que pase, mientras tanto De la Sota sabe que hay legisladores en los cuales no se puede confiar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *