miércoles , 23 de octubre, 2019

Momento incómodo

La misa por José Manuel de la Sota todo se venía desarrollando sin inconvenientes hasta que llegó un clásico momento de las ceremonias religiosas católicas apostólicas romanas: la limosna. En ese momento, un hombre de protocolo del gobernador Juan Schiarettise acercó y le dejó un billete, pero no lo hicieron con los otros asistentes quienes se quedaron en primera plana. Ni Alberto Fernández, ni Carlos Caserio, ni Sergio Massa tenían dinero encima para poner en los sacos color obispo y solamente atinaron a mirar el techo. Del otro lado de la iglesia, tal vez más acostumbrados a ir a misa, Mario Negri y Ramón Mestre pidieron a sus esposas que sacaran dinero de la cartera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *