martes , 11 de diciembre, 2018

Exultante

El viernes pasado, en el acto de la asunción del nuevo Fiscal General y adjuntos había varios personajes de la política local que estaban exultantes.

Uno de ellos era el gobernador José Manuel de la Sota quien no pudo ocultar su emoción por ver convertirse en fiscal adjunto a Héctor René David, su amigo personal y ex funcionario en su anterior gestión.

De la Sota en el momento en que le tomaba juramento estaba contento.

“Sabe que le costó que él, que es como un hijo, ocupara ese puesto”, decía un peronista de la primera hora mientras veía como “chirola” como le dicen a David respondía preguntas por su supuesta inacción en la Casa del Padre Aguilera cuando fue defensor de niños, niñas y adolescentes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *