viernes , 23 de agosto, 2019

Enroques

Martín Llaryora genera dudas. No le quieren dar un ministerio fuerte para que no tome vuelo y no lo quieren mandar como diputado para que no migre al massismo. En ese sentido, muchos piensan cómo acomodar al sanfrancisqueño, si es que deciden hacerlo.

“Una de las salidas prolijas sería una agencia o algún organismo del Estado como el Banco Córdoba, Lotería o Epec. Los dos primeros son manejados por el riñón de la ministra de Producción Adriana Nazario y no es factible, y Epec tiene nombre: Carlos Caserio”, comenta muy seguro un informante. Por tal motivo, si esto ocurre Llaryora deberá ir como diputado o mantenerse en la Municipalidad de San Francisco y ceder ese lugar a Agustín Calleri. Esta opción es la que más le gusta al Gobernador, quien ve en el tenista un probable candidato a Intendente de Río Cuarto, afirma el mismo hombre sin dudar en sus dichos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *