lunes , 23 de septiembre, 2019

Enojo ll

La semana pasada fue un secreto a gritos en los pasillos de la Municipalidad de Córdoba el enojo del intendente Ramón Mestre con el secretario de Transporte Juan Pablo Díaz Cardeilhac. El enojo de Mestre tendría su origen en que dos medios de Córdoba tuvieron la primicia de la decisión del municipio de avanzar en el nuevo marco regulatorio del transporte urbano de pasajeros. Ocurre, que Mestre supervisa personalmente la política de comunicación de su gobierno y se ocupa de manera personal de la relación con los medios más grandes. La filtración de Díaz Cardeilhac lo habría dejado al propio Mestre sin la primicia y en una situación incómoda con algunos medios. Tal fue la preocupación del intendente, que habría llegado a comunicarse de manera directa con algunas redacciones para salvar el mal momento.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *