sábado , 24 de agosto, 2019

¿Dónde está la plata?

En el acto por los 400 años de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) había un solo decano que estaba preocupado. Se trataba de Gustavo Irico, el decano de Ciencias Médicas, que tuvo un papel decisivo al voltear sus votos en la elección de rector a favor de Francisco Tamarit. Se comenta en el claustro universitario que había recibido ofrecimientos para remodelar y equipar el Hospital Nacional de Clínicas, cosa que hasta el momento no pasó. En el acto estaba nervioso porque poco se había hablado de la promesa. Pero en pleno acto, en el discurso de Cristina, ella anunció que se iban a destinar nueve millones para el hospital escuela. Irico escuchaba con atención y los que estaban al lado lo codearon como diciendo que se tranquilice que estaba el anuncio, a lo que el decano contestó que una cosa era el anuncio, otra la obra, y en época de campaña era difícil que este año llegara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *