viernes , 23 de agosto, 2019

Desapercibido

En el acto del Orfeo, pasó casi desapercibido el primer vocero del tercer gobierno de José Manuel de la Sota, Alejandro Mosquera. Mosquera renunció a los pocos días de haber asumido con el cargo de vocero del Gobernador, y de allí nada más se supo de él. La renuncia respondía a motivos personales. En la presentación de los candidatos, Mosquera estaba sentado en una de las primeras filas, lo que motivó la mirada de varios excompañeros en el gabinete, quienes se acercaron a saludarlo sorprendidos de su presencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *