domingo , 17 de noviembre, 2019

Conclusiones

La tarde estaba calurosa y había ruido a pileta. En el asador quedaba sólo el resto de asado que había pasado a mejor vida. En la mesa la champaña salía como moneda corriente, y en las sillas todos con gafas oscuras, varios dirigentes del PJ capital. La reunión era en un country de la zona sur. La charla era de política y se trataba de buscar alguna alternativa al delasotismo. Los nombres iban y venían, hasta que la charla fue interrumpida por el padre del dueño de casa, un hombre de unos 75 años. “No se dan cuenta ustedes nenes que desde el 73’ la única cara del peronismo cordobés es De la Sota, el no dejó a nadie, ni lo va a dejar, es él o nadie”, dijo el hombre con habano en mano. Cabeza gacha de los comensales y pensativos afirmaron la reflexión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *