miércoles , 13 de noviembre, 2019

Caprichos

Quienes estuvieron cerca de Sergio Massa saben que no es un hombre fácil, y que tiene varios “caprichos” que siempre pide.

Si es traído por alguien que lo necesita pide avión privado, vip en el aeropuerto, habitaciones privadas en el Sheraton para él y sus acompañantes, gaseosa cero y habanos. No le gusta que lo vean comer ni fumar, y tiene que estar de humor para hacer fotos. Quienes estuvieron cerca tenían un listado.

“No vaya a ser cosa que llegue a presidente y nos quedemos con las ganas”, aseguraba un operador en el lobby de un conocido hotel céntrico.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *