martes , 16 de julio, 2019

Apuro

El rector de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) está un poco intranquilo, según dicen algunos allegados al doctor Gustavo Irico. No es para menos, en la elección que catapultó a Francisco Tamarit como rector de la Casa de Trejo, el decano de Ciencias Médicas tuvo una función importante, dar sus votos al oficialismo y pegar un portazo a José Manuel de la Sota con quien ya había acordado. Los nervios vienen de parte de su Gabinete en la Universidad a quienes les habían prometido inversiones para los hospitales universitarios. Para la Maternidad debían llegar dos tomógrafos y para el Clínicas rayos, tomógrafos y resonadores. Estos aparatos nunca llegaron y no hay fecha cierta de envío, lo que provoca el reproche de los directores y funcionarios hospitalarios. “Es lo que habían prometido y nada de eso llegó, y lo peor es que en ambos casos se gastó dinero en las adecuaciones de salones”, dicen enojados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *