martes , 15 de octubre, 2019

Aplastada por dos

En el acto del Día de la Lealtad, el gobernador José Manuel De la Sota llegó acompañado por su pareja Adriana Nazario. En las inauguraciones del viernes pasado llegaron juntos también. En el acto del Parque, entre el tumulto de gente que quería saludar a De la Sota, Nazario tuvo que soportar algunos empujones y hasta se vio “aplastada por la gente”, sin embargo, jamás perdió la sonrisa. El viernes último en la Avenida La Voz del Interior pasó lo mismo con la primera dama provincial. Un periodista le dijo que otra vez le había pasado lo mismo, y ella respondió que sí, pero que no le molestaba porque era “el precio” de tanto afecto de la gente por De la Sota.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *