martes , 14 de agosto, 2018

Ajuste

En el interior del Panal no pasó desapercibido la eliminación de algunas cosas que les daban a los empleados a modo de refrigerio. En los últimos días desaparecieron las clases de postura que habitualmente se hacían en horarios de oficina y servían para que no haya dolencias a la hora de permanecer varias horas frente a las computadoras, y también desaparecieron las frutas que iban acompañadas de las clases y los tradicionales criollos. “Los que quieran comer algo se lo deberán comprar ellos, al igual que el café y el mate”, comentan en el Panal. También admiten que en los próximos días habrá recortes en otros rubros. “Esperemos que no sea el papel higiénico”, bromeaba un empleado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *