miércoles , 16 de octubre, 2019

A romper votos se ha dicho

En el PJ cordobés parece que no se pueden poner de acuerdo ni a la hora de confeccionar los votos. El viernes pasado un funcionario del Tribunal Electoral notó que los colores del frente renovador que lidera Martín Llaryora y Unión por Córdoba que lleva a Juan Schiaretti como candidato no coincidían. Ambos debían usar un verde clarito para imprimir los votos, pero ese verde era distinto, con lo cual uno de los dos partidos tuvo que romper cerca de dos millones de votos. La molestia de éste, es que al otro contrincante no le hayan exigido lo mismo, aduciendo que el color es el que más se asemejaba a los requerimientos de la Justicia. En consiguiente, Llaryora tuvo que encargar nuevamente los votos con el parámetro correctos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *