miércoles , 17 de julio, 2019

Opinión: A tomar asiento, comenzó el año…

(Especial. De nuestra Redacción) Comenzaron las clases (en Córdoba con tropiezos) y con ellas el año político.
Si bien el verano no fue tranquilo, gobiernos nuevos, finanzas ajustadas y tormenta en la Capital de por medio, recién ahora comienzan a moverse con intensidad en sus escenarios, los principales protagonistas de la política cordobesa, esto es, el gobernador José Manuel De La Sota, el Senador Nacional Luis Juez, el intendente Capitalino Ramón Javier Mestre y, los representantes del Kirchnerismo en Córdoba. Veamos:

DE LA SOTA: Lo que debía  ser el comienzo del ciclo lectivo con bombos y platillos por el debut de su promesa de campaña preferida, el boleto educativo gratuito, se vio opacado por un paro docente que sorprendió a todos y enfureció al gobernador.
El conflicto docente se trasformó en su principal dolor de cabeza público, puertas adentro hay varios más. Los habitantes del Centro Cívico repetían hasta el cansancio lo absurdo del paro toda vez que los docentes terminarían aceptando el incremento salarial propuesto por el gobierno provincial.
Desde la vereda del gremio insisten en que la propuesta llegó tarde, sabiendo los operadores de De La Sota, que la situación interna del gremio es muy tensa.
“Estoy desilusionado” fue la frase elegida por el gobernador para referirse al conflicto. Más de uno vio en esa frase también un mensaje puertas adentro, y recuerdan que en el momento de elegir quién sería Ministro de Educación, todo era sonrisas entre el gremio y el titular del área, Walter Grahovac. El gobernador tenía en su lista de dificultades para resolver en primer lugar la situación de la Caja de jubilaciones de la Provincia, que cree finalmente solucionará en pocos días más, sus gestiones con la nación le habrían dado  tranquilidad. Pero se han sumado otros y silenciosos problemas.
La salida del gobierno de Alejandro Mosquera, que tenía la responsabilidad de manejar las políticas  de difusión, desnudó  una sórdida interna que se vive en el seno de esa sensible área.
Antes que algunos ministros se enteraran del alejamiento de Mosquera, varios comunicadores de Córdoba habían recibido la noticia por parte de operadores políticos.
A partir de allí, un sinnúmero de rumores y operaciones de prensa inundaron las redacciones de los medios locales dando cuenta del aparente enfrentamiento que tendrían los encargados de la imagen del gobernador  con sus históricos encargados de prensa. A esto, hay que sumarle, según un funcionario de segunda línea, la puja por el manejo del Apross que por estos días mantiene el jefe de Gabinete Oscar González  con el círculo íntimo del gobernador. A decir de un veterano dirigente Justicialista es “demasiado temprano para tanto ruido”.

JUEZ: Tuvo que sortear un principio de escándalo protagonizado por cheques sin fondo de su partido. Su ex amigo y socio político, el Legislador Rubén Borello, lo acuso de haber dejado llegar hasta lo más alto a esta situación en represalia por su alejamiento partidario (los cheques estaban firmados por él). Cuando en las filas Juecistas se enteraron de la estrategia del radicalismo de llevar el tema al recinto de la Unicameral, amenazaron con responder en el mismo terreno, postergando así la tormenta por 7 días. Juez había comunicado su decisión de exigir los cargos que le corresponden a la primera minoría. Lo hizo para contener a sus seguidores que repetían “con tan pocos cargos es muy difícil transitar el desierto 4 años”. El problema es que, a los oídos  de Juez ya llegó la decisión del oficialismo: Para el Juecismo no habrá cargos.

MESTRE: inauguró su período de sesiones ordinarias con la tranquilidad de haber concluido el proceso de tercerización de la Crese, el gremio municipal parece haber aceptado el recorte de horas extras y nada hará para defender a los empleados con antecedentes penales. El intendente cruzó gestos el gobernador. Mestre no inauguró el período escolar municipal, hubiese sido un contraste muy grande con la Provincia en medio de un paro. En su lugar envió a su verborrágico vice Marcelo Cossar. El Gobernador en tanto, envió a la sesión inaugural del Concejo a su Vice Gobernadora y al Jefe de gabinete. Pero no todas son buenas noticias para Mestre. Su secretario de Escomía, aún no logra darle tranquilidad y los recursos que iban a estar no están.
Por otro lado, se supo que el propio Juez le habría recriminado a trabajadores del Suoem y de la Tamse “hacerle demasiado fácil las cosas al intendente”.
Por último, al jefe del bloque de Concejales radicales, Javier Bee Sellares le está significando mucho esfuerzo mantener la disciplina partidaria de varios Concejales que han aprobado algunas Ordenanzas con indisimulable disgusto. Pero por ahora Mestre, cuenta a su favor con el acompañamiento de su partido, que no es poco. Los radicales son especialistas en complicar sus propios gobiernos.

KIRCHNERISTAS: Ni siquiera la muestra fotográfica de Néstor Kirchner montada en el Buen Pastor, logró reunir a los dirigentes más encumbrados del kirchnerismo al mismo tiempo, ni las indicaciones del influyente secretario Legal y Técnico, Carlos Zanini, ni la cada vez más perceptible presencia de La Cámpora por estas latitudes, pueden armonizar las cosas entre los distintos grupos: Intendentes justicialistas con Eduardo Acastello y Fabián Francioni a la cabeza, lo ex radicales encolumnados con Daniel Giacomino y Juan Pereyra, el ala “progre” de titular del Anses y finalmente los dirigentes sindicales cuyo rostro más destacado es la diputada nacional Carmen Nebreda, que tuvo que hacer malabarismo después del discurso presidencial que reprochó nada menos que a su propio gremio: los docentes. Todo indica que en los próximos meses dará a luz la prenda de unidad del Kirchnerismo en Córdoba y, esa prenda tiene perfume de mujer: Carolina Scotto.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *