jueves , 18 de julio, 2019

Nota editorial: Última semana

Los principales candidatos y partidos entran en la última semana de campaña para las Paso del domingo. Lejos de ser el final de algo, tiene todo el condimento de comienzo.

La campaña parece, en realidad, haber durado un poco más de una semana, la última. Antes, la apatía o frialdad dominaron el escenario. Cada uno ha hecho lo suyo en función de su estrategia o en algunos casos en función de la estrategia de otros. Veamos:

Juan Schiaretti: Siguió al pie de la letra el libreto diseñado por el publicista Ramiro Agulla. El centro de la escena fue la figura de Juan Manuel de la Sota. Poco importó las críticas que recibieron en el sentido que De la Sota no era candidato.  Mostraron un equipo que inaugura obras iniciadas por uno y concluidas por otro (en algunos casos, casi metros de asfalto), pero la idea de la cual no se movieron fue mostrar una Córdoba sonriente, a punto tal que que ambos en algunos spots parecían casi comediantes.

El pasado de Unión por Córdoba, de sociedad con el kirchnerismo, no mereció explicaciones y el libreto repitió hasta el cansancio la defensa de Córdoba más que el enfrentamiento al kirchnerismo. La oposición logró sorprenderlo en algunos casos, pero Unión por Córdoba logró salir más por defección de los otros que por mérito propio. De la Sota quería que se viera esta elección como un plebiscito al Gobierno provincial y hacia allá van.

Oscar Aguad: El diputado nacional radical desde el primer día centró el eje de su campaña en señalar la necesidad de ponerle límites al kirchnerismo. Su paso por el Congreso lo dejó con ese perfil. Sus competidores internos en el radicalismo lo han criticado más a él que al kirchnerismo o a De la Sota, lo cual termina siendo más una ayuda a los otros partidos que un matiz dentro del radicalismo. Aguad protagonizó uno de los hechos que desacomodó a Unión por Córdoba al realizar una presentación judicial a raíz de una investigación del programa ADN. El oficialismo terminó reconociendo que el mismo proveedor del Paicor lo es de los actos del justicialismo, pero extrañamente Aguad, no profundizó el tema. En la última semana aspira a lograr un polarización entre él y Schiaretti para ir en busca del voto útil en octubre, pero la agenda del candidato radical no logra instalar ese propósito.

El resto: Olga Riutort se propuso mantener su presencia en la Capital y va por ese objetivo. Sus críticas a la gestión municipal de Ramón Mestre ratifican ese camino. Carolina Scotto ha llevado adelante su campaña buscando votos para el kirchnerismo pero sin mencionarlo. Sin dudas es una rareza no sólo en Córdoba sino en el país que un candidato que le responde a Cristina Fernández de Kirchner no la mencione, ni tampoco al modelo. Simplemente señala insistentemente que Córdoba se autoaísla y los efectos de ello. Logró una visualización importante cuando le recordó que el puente de Río Cuarto presente en el spot del aladeltista fue realizado con fondos nacionales, pero no pudo mantener la visualización lograda. Héctor Baldassi, ha reciclado la receta de los nuevos de la política, tan nuevo que presentó una biografía de apenas unos minutos (lo que dura el spot) algo que parecería insuficiente, para aspirar una representación legislativa. Sin embargo, le ha dado sus dividendos ya que logró estar prácticamente en el lote de Riutort y Scotto.

El resto de los candidatos no genera sorpresas, ni siquiera el intendente de San Fracisco, Martín Llaryora, ya que su exposición como jefe municipal, en base a la publicidad oficial, no mueve su performance en el interior provincial.

El justicialismo hace su juego y aspira a que Baldassi crezca; el radicalismo trata de unificar su juego y aspira a que Riutort crezca. Son demasiados deseosos para sólo una semana de campaña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *