lunes , 17 de diciembre, 2018
Carcel

Nota editorial: Todo preso es político

La semana que pasó dejó una gran certeza en materia judicial: la cárcel es para los pobres en Argentina. Fueron condenados los dos primeros acusados de saqueos en Córdoba con cárcel efectiva, se le permitió la libertad al empresario Petrone y fueron absueltos los policías acusados de autoacuartelarse.

El miércoles pasado, fueron condenados los hermanos Lucas (34)  y Ciro Giménez (24) a penas de tres y dos años y medio de prisión, respectivamente, acusados de robar en el marco de los saqueos ocurridos el 3 y 4 de diciembre del año pasado en la ciudad de Córdoba.

Estos hermanos fueron condenados por llevarse latas de conservas, seis paquetes de yerba y tres botellas de aceite que habían quedado en el piso cerca del súper de Cordiez de barrio San Vicente.

Ninguno de los dos tenía antecedentes. La condena es de cumplimiento efectivo, deberán al menos permanecer ocho meses en prisión, parece que a los jueces se les olvidó que existían otro tipo de penas para este tipo de delitos menores como trabajo comunitario.

Los imputados por los saqueos de diciembre se encuentran todos esperando sus juicios con prisión preventiva en cárceles junto a delincuentes ya condenados. Este primer juicio fue abreviado, sorprende la velocidad de la Justicia ante ciertas causas.

Desde el entorno judicial, aseguran que hay una orden de “arriba” de aplicar penas ejemplares a los “saqueadores”, con cárcel efectiva pese a que muchas causas están “flojas de papeles”, es decir, sin muchas pruebas (por ausencia de testigos, cámaras de videos, etcétera).

Al siguiente día,  el fiscal del Distrito III, Raúl Garzón, ordenó liberar a 16 policías que estaban presos e imputados por haberse autoacuartelado. Para la Justicia, los policías no suponen un riesgo de perjudicar la investigación al estar en libertad, los “saqueadores” sí.

El viernes pasado, la Justicia volvió a expedirse, fue por otra causa y tampoco fue novedad para nadie. Esta vez, hacía lugar a un pedido de la defensa del empresario y dueño de GAMA, Jorge Petrone, condenado a cinco años y medio de prisión por falsedad ideológica y usurpación, en el marco del Megajuicio del Registro de la Propiedad.

Esta vez, la Justicia determinó que a partir de hoy, el condenado podrá quedar en libertad tras pagar un millón de pesos hasta que la sentencia quede firme.

Que la Justicia cordobesa estuvo ocupada la semana pasada no puede negarse. Que tiene criterios muy disímiles a la hora de condenar a jóvenes de barrios populares por llevarse un paquete de yerba y a un empresario que habría usurpado 63 hectáreas para construir un country, tampoco.

Como dice la canción del grupo de rock nacional Los Redonditos de Ricota: “Si esta cárcel sigue así, todo preso es político. Un común va a pestañear, si tu preso es político”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *