jueves , 22 de agosto, 2019

Nota editorial: Que siga rodando

Que siga rodando la pelota, seguramente es el deseo de muchos gobernantes argentinos.

En la editorial del 16 de junio titulada “Mundial, ¿Una fiesta de todos?”, ya se dijo de qué manera los mundiales históricamente favorecen a que los argentinos pongan su atención en los partidos y poco les importe todo lo que ocurra durante el torneo mundial en el país.

Al finalizar el Mundial, puede que hayan ocurrido acontecimientos sumamente importantes para el rumbo de la Nación pero nadie se escandaliza con ellos lo suficiente.

Pero, ¿A quién conviene hoy que la Selección argentina continúe en la carrera mundialista?

A nivel nacional, dos hechos muy importantes están ocurriendo y si bien los medios de comunicación y programas políticos destinan un lugar importante a estos hechos, no se ve reflejado entre las preocupaciones de los argentinos en las calles.

El primero es el histórico procesamiento de Amado Boudou, por ser la primera vez que un vicepresidente de la Nación en funciones es procesado por la Justicia. El juez Ariel Lijo inculpó a Boudou por cohecho y negociaciones incompatibles ya que consideró que aceptó como soborno acciones de la imprenta Ciccone.

Cuando se les consulta a los votantes sobre su postura ante la corrupción de un gobernante, la totalidad la repudia, desean que los políticos sean honestos y a quienes estén sospechados de corrupción que se les “aplique todo el peso de la ley”. No obstante, en Argentina parece que nadie se sorprende ante semejante imputación y no causa ningún fenómeno social masivo comparable al revuelo que causó ver al jugador uruguayo Luis Suárez mordiendo al 9 de la selección italiana.

El rechazo que le causó a los hombres argentinos al ver y leer a mujeres alabar las virtudes físicas del “Pocho” Lavezzi tuvo más repercusión e indignación que el seguimiento del reclamo de los Fondos Buitres y la sentencia del juez Thomas Griesa del distrito de Nueva York.

La sola idea de que el efectivo pago a los Fondos Buitres tal como dicta la sentencia de Griesa puede llevar a la Argentina al default parece no alarmar a los ciudadanos.

Así, sin dudas, a Cristina Kirchner y el Gobierno nacional le sirve que el humor popular continúe arriba mientras la pelota siga rodando.

A nivel provincial, seguramente pocos saben del derrotero del gobernador José Manuel de la Sota. El mandatario provincial aprovechó la distracción de los cordobeses y comenzó su campaña presidencial en los medios nacionales dando su opinión sobre inflación, fondos buitres y seguridad. También aprovechó y comenzó a probar el traje de canciller (por si no llega al sillón de Rivadavia) y se reunió con Pepe Mujica en Uruguay y recibió al Embajador británico en su despacho.

¿Obras? ¿Programas de Gobierno? ¿Gestión? Presentó un par de planes de financiación para comprar automotores y camiones con una aparente preocupación sobre los despidos masivos en industrias y fábricas. Sin embargo, a los 76 empleados despedidos por razones gremiales en la fábrica Weatherford de Río Tercero aún no los recibe.

Es obvio, que a De la Sota también le conviene que la pelota de la Selección argentina siga rodando en Brasil.

Por último, a nivel local, sobre el intendente Ramón Javier Mestre no hay grandes noticias luego del cimbronazo que sufrió su Gabinete tras las denuncias por dádivas y el recambio que sufrió su equipo completo.

No es que no haya temas importantes para resolver como el transporte público (aún esperamos el gran cambio prometido), la situación del predio de enterramiento de Piedras Blancas y un sistema integral de tratamiento de residuos (otra promesa incumplida), así como uno de tránsito, etc.

Sin embargo, el Intendente parece estar muy atento a las internas radicales y su posicionamiento para disputar la Gobernación en 2015.

Sin dudas, que no haya noticias de la gestión municipal a Mestre le da un respiro y también alienta a que la pelota siga rodando.

La pregunta quedó respondida, a todos les conviene que el seleccionado nacional continúe ganando partidos y todos los argentinos soñamos que nuestra selección llegue a la final y traigan la Copa.

Mañana todos alentaremos por la celeste y blanca ante Suiza y estaremos más pendientes de dónde y con quién miraremos el partido.

Sin embargo, nunca está de más estar atentos a las noticias políticas y económicas en estos tiempos donde todo se trata de fútbol y ponerle la misma pasión y atención a las decisiones y gestiones de nuestros gobernantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *