miércoles , 13 de noviembre, 2019

Nota editorial: Los graves “episodios confusos” de la Policía de Córdoba

Una vez más se habla de una muerte de un joven en un barrio cordobés, otra vez hay que llamar y chequear la información con la Policía y otra vez la respuesta es la misma: “Se está investigando el hecho, es un episodio confuso”.

Siempre, cuando la Policía de Córdoba está involucrada el episodio se torna “confuso”. Los titulares de los periódicos así describen estos hechos: “Convocan a una marcha por la muerte de un joven en un confuso episodio policial en Córdoba” (Télam 27-07-2014); “En confuso episodio, policía mató a un pibe” (Crónica 26-07-2014); “En un confuso operativo matan a un joven en Laboulaye: un policía preso” (Puntal 11-10-2004); “Confuso asesinato a joven en Córdoba capital” (Diario Popular 26-06-2012); “Confuso enfrentamiento en barrio Ampliación Yapeyú” (La Voz del Interior 08-01-2013).

Estos son sólo algunos ejemplos.

El último episodio “confuso” para la Policía de Córdoba fue la muerte el sábado pasado de Alberto Pellico (18), un joven acusado de haberse tiroteado con efectivos escapando de un control policial en su moto. El dato, no menor, es que muere por una bala que entró por su nuca y nunca hallaron las supuestas armas que cargaban los jóvenes. Su primo, quien lo acompañaba en la moto, resultó herido y tras una manifestación en las inmediaciones de la UCA anoche lo dejaron en libertad. El Tribunal de Conducta Policial abrió un sumario interno contra dos efectivos policiales pero están en libertad.

Para estos hechos, los organismos de derechos humanos tienen un concepto muy claro para denominarlos: gatillo fácil.

En Córdoba se estima que en lo que va del año, hay un caso mensual de gatillo fácil, es decir, un joven muere por mes en manos de la Policía en un “episodio confuso” donde el policía no puede demostrar fehacientemente que haya sido en defensa propia porque su vida corría riesgo, por ejemplo, en un enfrentamiento armado frente a frente.

La Voz del Interior realizó un breve pero interesante repaso por los últimos hechos “confusos” donde más de 12 policías están involucrados en casos de abuso autoridad o gatillo fácil.

Bajo el título de “Casos Inquietantes” el periódico repasa: “Un cabo fue detenido a comienzos de julio acusado de haber baleado por la espalda (y dejar en grave estado) a un joven que iba en una Trafic (…) Al menos cinco policías del área de Investigaciones de la Departamental Cruz del Eje fueron detenidos en junio e imputados por apremios ilegales, acusados de haber sometido a una golpiza a un preso para que brinde datos para “esclarecer” un asalto (…) Un policía fue imputado por homicidio agravado, acusado de haber ultimado de dos balazos a un presunto ladrón en un comercio de barrio San Roque (…) Cuatro policías permanecen detenidos en la Cárcel de Bouwer, acusados de haber robado pertenencias a varios jóvenes durante un control vehicular realizado en marzo en el barrio Marqués de Sobremonte”.

El perfil de las víctimas de gatillo fácil en Argentina es claro: jóvenes y pobres. Quizás eso explique por qué no inquieta ni enoja a la gran mayoría de la población y no exige explicaciones.

No obstante, los familiares de las víctimas, militantes políticos y sociales sí lo hacen, se movilizan y exigen Justicia. Algunos periodistas también se encargan de indagar a los jefes policiales e informan sobre estos graves hechos. Sin embargo, aún siguen siendo cautos (demasiado a mi gusto) para titular estos hechos como casos de gatillo fácil o asesinatos por parte de la Policía. Títulos que harían sonar furiosamente los teléfonos de redacción y se llevarían la cabeza de más de un editor. Mientras seguiremos escuchando sobre muertes en “confusos episodios” donde siempre está involucrada la Policía de Córdoba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *