martes , 18 de diciembre, 2018

Nota editorial: Los Derechos Humanos no tienen fecha de vencimiento

La semana pasada, la Unión Cívica Radical (UCR) lanzó un afiche que encrispó a los militantes kirchneristas, se habían metido con un tema que para este Gobierno les parece intocable e incuestionable: los Derechos Humanos.

En esta última década, desde aquél 24 de marzo de 2004 cuando el ex presidente Néstor Kirchner hizo bajar los cuadros de los dictadores Videla y Bignone de una de las galerías del Colegio Militar, parece que los Derechos Humanos fuese la política de Estado intachable del Gobierno nacional. A partir de la promoción de varias acciones en sentido de la igualdad, justicia y memoria, los DD.HH. son marca registrada del kirchnerismo.

Sin embargo, no sólo los radicales no coinciden con esta visión sino muchos partidos de izquierda y organizaciones políticas. “¿Qué hiciste por los derechos humanos últimamente?”, indaga el afiche de la UCR con una imagen de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner de fondo.

Es indudable que el Gobierno kirchnerista fue el gran motor para que se retomen los juicios por delitos de lesa humanidad a los jefes militares suspendidos desde el gobierno de Alfonsín a partir de la ley de punto final. No obstante, no hay que olvidar la labor ardúa de lucha por mantener la memoria activa y el pedido de justicia de la Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, HIJOS, y cientos de organizaciones políticas.

También hay que contar como avances en esta década del kirchnerismo en materia de derechos humanos la ley que permite el matrimonio igualitario, es decir, entre personas del mismo sexo. Y la asignación universal por hijo que permite la inclusión educativa y social de miles de chicos.

Ello en un breve repaso de las acciones más importantes del kirchnerismo en materia de derechos humanos. Entonces, es allí donde los militantes de La Cámpora y los “soldados de Cristina” no entienden el por qué de un afiche que justamente indague al “Gobierno que más ha hecho en pos de los derechos humanos” en los últimos años, según sostienen.

Las internas partidarias entre el emisor y receptor del afiche es digno de ser tratado en una columna aparte, el rol que desarrolló el radicalismo y el kirchnerismo en materia de derechos humanos podrá llevar hojas y hojas de discusión.

Sin embargo, aquí me concentro en este reclamo que muchos sectores le hacen al Gobierno nacional (provinciales y locales, también) hoy.

El problema aquí, es recordarles y entender que los DD.HH. no tienen fecha de vencimiento, no son propiedad exclusiva de aquellos que lucharon y murieron por una sociedad más justa sino que también lo son de los que hoy lo hacen.

Se promulgan juicios contra dictadores que secuestraron, torturaron, desaparecieron y mataron a militantes políticos, mientras que por otro lado, la Presidenta (y el Gobernador en Córdoba también) sale a promulgar leyes que coarten el derecho a protestar y realizar huelgas.

Nada se dice (ni en la Nación ni en la Provincia) sobre las detenciones arbitrarias, las torturas en las cárceles y los cientos de casos de jóvenes que aparecen “ahorcados” en las comisarías.

Los derechos de los Qom siguen no contando para los gobernantes del mundo occidental, ni el acceso a una vivienda digna que marca la Constitución para todos los habitantes del territorio argentino, para aquellos que decidan tomar tierras sólo se les responderá con Gendarmería, Infantería, etc.

No olvidemos que hoy existen presos políticos, muertos en represiones y desaparecidos en democracia. Todos estos casos sin avances en la Justicia (me pregunto si tendremos que esperar 40 años más).

Hoy se conmemora el día de la “Memoria, la Verdad y la Justicia”, el día del “Nunca Más”, el que se recuerda los 30 mil desaparecidos de la época más oscura del país. Sin embargo, a esos 30 mil le seguimos sumando nombres de muertos y desaparecidos en democracia: Jorge Julio López, Luciano Arruga, María Cash, en Córdoba Facundo Rivera Alegre, Yamila Cuello, etc. Se calculan extraoficialmente casi 200 desaparecidos en democracia.

Para completar este breve repaso por las deudas que aún tienen los gobiernos democráticos en Argentina en materia de derechos humanos, es interesante leer el informe “Derechos humanos en la Argentina” que el Cels (Centro de Estudios Legales y Sociales) difundió al cumplirse los 30 años de democracia.

Lo cierto es que los Derechos Humanos no tienen fecha de vencimiento y deben ser prioridad para cualquier partido que gobierne, no sólo mirando hacia atrás sino asumiendo esta preocupación con las generaciones actuales y asegurando que “Nunca Más” haya desaparecidos ni torturados en el territorio argentino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *