lunes , 16 de septiembre, 2019

Nota editorial: La negación como estrategia política

En época donde se definen candidatos y alianzas para las próximas elecciones, parece que los asesores de los gobernantes indican que ante problemas de gestión, la mejor estrategia es negar.

Muy populares son algunas negaciones del Gobierno kirchnerista que quedaron inmortalizadas por ejemplo con la frase “Existe una sensación de inseguridad” para no admitir la escalada violenta que viven hace ya varios años las grandes ciudades argentinas ó “No es inflación sino un aumento de precios de algunos especuladores”.

Esta semana que pasó, en Córdoba fuimos testigos de cómo, el ya asumido candidato a presidente, José Manuel de la Sota decidió negar problemas en su gestión para no opacar su campaña.

Uno de los hechos más obvios fue su inédita respuesta ante el apagón que sufrieron los cordobeses el primer día de calor intenso en la Ciudad. En vez de hacer un análisis del funcionamiento de Epec, de las inversiones realizadas o de las obras que faltan, el Gobernador decidió echarle la culpa al clima.

“Todos sufrimos cuando falta la luz. Hay una situación climática excepcional. Epec sigue trabajando”, dijo ante los medios y para no perder la costumbre de achacarle todos los males de la Provincia a la Nación, De la Sota agregó: “Además, ha sido un problema nacional”.

¿Autocrítica? No, gracias. Eso no sería correcto en medio de una campaña cuando intenta instalarse a nivel nacional como una opción al kirchnerismo.

Otro hecho no menor, fue la noticia de la imputación del jefe de Policía, Julio Suárez, por “coacción” debido a la amenaza que realizó a un periodista al cual le aseguró que se “encargaría” de él por informar sobre un procedimiento violento en el barrio donde hacía días había muerto un chico en un nuevo caso de gatillo fácil.

Ante la noticia judicial, el Gobernador volvió a elegir la estrategia de “aquí no ha pasado nada”.

“La imputación es por un tema que tiene muy poco que ver con sus funciones”.

“No hace falta que ratifique a Suárez”.

“La función de él es cuidar la seguridad de las personas. Si fuera una imputación por un tema que hubiera hecho mal su tarea de policía, eso podría ser. Primero hay que ver qué decide la Justicia”.

Fueron algunas de las declaraciones del Gobernador.

El especialista en Comunicación Política, Mario Riorda, aborda en su artículo “Gestión de crisis políticas: ¿Salir o salir bien?” la herramienta de la estrategia de la negación.

“Quien gestiona así las crisis suele creer que todavía tiene poder intacto y actúa con la Estrategia del Silencio (permite que los otros puedan hablar y definir los términos del conflicto) o con la Estrategia de la Negación (negando todo, mitigando el hecho, o aseverando una acción realizada -fue un éxito-). No hacen otra cosa que generar pérdidas aceleradas de credibilidad si los argumentos usados no se corresponden con la realidad de la presión que 24 horas durante los 7 días que los medios pueden llegar a instalar”.

Y más adelante, el autor agrega:

“En comunicación de crisis –en realidad debiera ser un precepto democrático no discutible en ninguna de las comunicaciones–, la única opción es la verdad, aunque resulte dolorosa o perjudicial”.

Parece que los políticos argentinos no coinciden con la estrategia de la verdad y continuarán negando las crisis o utilizando la tan conocida estrategia de culpar a su antecesor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *