martes , 20 de agosto, 2019

Nota editorial: Invisibles y mudos

“No podemos pasar por otra situación como esta”, le dijo uno de los responsables de la campaña del macrismo a Laura Rodríguez Machado, la candidata que secunda a Héctor Baldassi, el elegido por Mauricio Macri para hacer pie en Córdoba. La frase fue pronunciada a la salida del debate organizado por la Universidad Católica de Córdoba con los candidatos a diputados nacionales por Córdoba.

Si bien no fue un debate estrictamente como tal, ya que los candidatos no podían dirigirse unos a otros ni formularse preguntas, dejó momentos de tensión y sorpresas.

Cuando el moderador, Roberto Battaglino, se disponía a dar comienzo al debate, una persona del público se paró al borde del escenario y comenzó a increpar al ex gobernador y hoy candidato de Unión por Córdoba, Juan Schiaretti, no se le escuchó con claridad, pero a los gritos reclamaba por la estafa con una vivienda. Personal de la Universidad retiró al hombre visiblemente exaltado, Schiaretti dibujó en su cara una sonrisa, pero su incomodidad era evidente.

Luego vino la sorpresa, Héctor Baldassi, el ex árbitro de fútbol que sorprendió en las Paso por el caudal de votos obtenidos, no logró transmitir ni una propuesta con claridad, los recurrentes llamados a “dialogar y trabajar” no fueron suficientes frente a un panel donde la mayoría de los candidatos mostraron conocimiento en profundidad de los distintos temas.

La segunda sorpresa la dio Schiaretti. Entre las preguntas dirigidas a los participantes hubo una que debió responder el candidato del Frente Progresista, Ernesto Martínez, vinculada a la lucha contra el narcotráfico. Como era de esperarse, Martínez no dejó pasar la oportunidad para referirse a los escandalosos hechos ocurridos en los últimos días que dejaron a la anterior cúpula policial en la mira de la Justicia por las vinculaciones de algunos de sus miembros con el narcotráfico, causa que ya tiene varios detenidos, entre ellos, el ex titular de drogas peligrosas, Rafael Sosa.

Pero Martínez no fue en realidad tan duro como seguramente el público esperaba, prueba de ello es que un colaborador de Unión por Córdoba que acompañaba al ex ministro Carlos Massei murmuró: “Zafamos”. La sorpresa fue que cuando Schiaretti pronunciaba sus últimas palabras, retomó inexplicablemente el tema que incomoda al oficialismo para reclamar que no se politice la lucha contra el narcotráfico”, eso desató la reacción del público, en su mayoría jóvenes, que comenzaron a silbar al ex gobernador y a reclamarle explicaciones.

El viernes pasado, La Voz del Interior había convocado a una nueva reunión a los representantes de los distintos partidos para ratificar la realización del debate que desde hace unos años se ha convertido en un “clásico” de las elecciones, pero el debate ya venía averiado. El candidato oficialista Juan Schiareti había mandado a decir a su comando de campaña, por carta, que las propuestas ya se habían dado a conocer en las Paso (no se entiende entonces por qué concurrió a la cita convocada por la UCC).

Ante eso, de manera inexplicable Canal 12, coproductor del debate, comunicó que no resultaba atractivo para el medio si no estaba Schiaretti (algo que hasta ahora nadie puede explicar razonablemente). Frente a ello, el directorio de La Voz del Interior se comunicó con radio Mitre para que se sumaran a la transmisión y así poderla realizar on line a través de lavoz.com.ar y por radio. Una hora antes de la reunión, Laura Rodríguez Machado envió un mail expresando que el PRO había decidido no participar del debate.

Poder ver a los candidatos debatir entre sí no es una cuestión de prestigio de los medios que lo organizan, hace a la elemental transparencia que debe tener un proceso electoral, ya que las publicidades son “editadas” como cualquier corto comercial. Es en el debate donde el ciudadano puede ver al hombre de carne y hueso detrás del candidato, algo que Schiaretti y Baldassi no quieren que ocurra.

Oscar Aguad, el candidato radical, ha dicho que “Schiaretti no resiste un debate en el que deba explicar lo que pasa en Córdoba”. Mientras que Carolina Scotto, el rostro del kirchnerismo en Córdoba, afirmó que: “La exposición de visiones e ideas debe ser de manera pública”. Ambos aceptaron debatir entre ellos en el reformulado debate organizado por La Voz y Mitre.

Hoy, al debate del Consejo Profesional de Ciencias Económicas, Baldassi no asistirá. Irá su compañera de lista Laura Rodríguez Machado. La decisión del PRO es terminante. “Baldassi no da para un debate”, se sinceró un dirigente macrista. La pregunta entonces es, ¿Si a un candidato no “ le da” para discutir propuestas durante una hora le va a dar para discutir leyes durante cuatro años?

Schiaretti no asistirá a ningún encuentro donde haya margen para la sorpresa, el spot que lo veía en rol de humorista junto al gobernador José Manuel de la Sota parece que fue hace años. Hoy las dudas generadas por el manejo del millonario “Plan Provincial de Manejo del Fuego” y la crisis policial le han cambiado el humor al oficialismo. Es más, ayer ya fue mencionado formalmente en el narco-escándalo por el legislador Aurelio García Elorrio.

Schiaretti y Baldassi rezan porque el día de la elección llegue rápido. Tener que dar respuestas los compromete, algo que resulta tan incomprensible como inadmisible.

Hoy la cultura cívica de los cordobeses no toleraría que un candidato oculte su patrimonio, mucho más grave resulta ocultar al propio candidato, aunque para la política cordobesa sólo se trate de una crónica de unas ausencias anunciadas.

(Fotografía: lavoz.com.ar)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *