miércoles , 23 de octubre, 2019

Nota editorial: Ella presiona, él presiona, ellos presionan…¿y nosotros?

Los argentinos hemos convivido con los extremos a lo largo de toda la historia, ahora  sumamos las presiones, todos presionan, cada uno con lo que tiene a su alcance, que no es poco.

Veamos: El 7 de diciembre inmortalizado por el Gobierno y un multimedio, se ha apoderado del grueso de la tanda publicitaria de los programas con más ranking de la pantalla chica. Los dos protagonistas principales del conflicto no pueden creer como las encuestas encargadas dan como resultado que la mayoría de los consultados no tiene bien en claro qué sucederá el 7 D.  Esto debería servir para reflexión y pensar si realmente algunos mensajes no son exagerados. Afirmar como hacen algunos, que comienza una nueva y verdadera democracia después del 7 de diciembre, es tan exagerado como algunos tweets de prestigiosos comunicadores que afirman que la democracia peligra si el 7 de diciembre el Gobierno se sale con la suya ¿No es demasiada presión para aquellos que tiene que ver cómo sobreviven con una magra jubilación? ¿No es demasiada presión para quienes no saben si en la próxima tanda de suspensiones en la fábrica donde trabajan no será el próximo suspendido? Y en otro extremo ¿No es mucho para los jóvenes que quieren involucrarse en la política?

La Corte

El presidente de la Corte Suprema de Justicia Ricardo Lorenzetti esta semana salió a aclarar  que la Corte no se dejará presionar ni por la política ni por el poder económico ¿Por qué hace falta aclarar eso? En una democracia madura la independencia de los poderes del Estado son un valor consolidado, en la Argentina de hoy esa declaración es una presión más para el hombre común. Quizás si el propio juez Lorenzini no hubiese sido tan afecto a las declaraciones públicas y su par Eugenio Zaffaroni no hiciera algunas declaraciones o cartas, más propias de un diputado nacional que de un miembro de la Corte, no sería necesario aclarar que van a ser independientes. Alguien dijo que el mejor referí es el que cuando termina el partido la gente no recuerda su nombre por lo impecable del juego y porque no quiso ser protagonista, algo similar es traspolable a los jueces.

Los soldados K insisten con la reelección de Cristina Fernández, en tanto muchos comunicadores insisten que los excesos del kirchnerismo se deben a que no hay oposición. Seamos imaginativos por un instante, si la Presidenta decidiera mañana anunciar que a la culminación de sus mandato deja la política ¿Qué harían unos y otros? Los soldados K que dicen que “Cristina es la única que garantiza el modelo” ¿Cómo harían para presentar otra “Cristina”? ¿Y los que dicen que los opositores no tienen ideas alternativas sugerirán el voto en blanco por ejemplo? Insisto: ¿No es demasiada presión para el ciudadano común?

Los cordobeses vivieron dos festejos del día de la lealtad peronista. El primero en Juniors donde lo curioso fue que los dirigentes locales casi no existieron en el palco, la interminable lista de oradores eran de otras latitudes, algunos incluso con una nula representación territorial como el caso del influyente secretario Legal y Técnico de la Presidencia Carlos Zanini, todos vinieron aquí a decir que el Gobernador no supo aprovechar la ayuda nacional.

El otro acto lo protagonizó el gobernador de Córdoba José Manuel de la Sota, quien hizo campaña diciendo que no pelea por pelear, pero convocó al acto con afiches que reproducían la histórica foto de José Ignacio Rucci teniéndole el paraguas a Juan Domingo Perón a su regreso al país. Su discurso no fue mucho más suave, no faltará mucho para que De la Sota en algún mensaje recuerde a quien echó Perón de la Plaza de Mayo. Esa interna peronista constante, con reminiscencias de una etapa histórica poco feliz, también es una forma de presión.

Los ciudadanos comunes angustiados por la falta de seguridad y preocupados por los crecientes índices de inflación, entre otros temas, buscan en la televisión despejar su mente, pero los programas más taquilleros estarán copados por las distintas interpretaciones del 7D. Si se refugia en algún poco habitual canal como History Channel o Cartoon Network, se encontrará con la publicidad oficial de la gestión delasotista, quizás en ese momento se sientan por un instante como los tripulantes de la Fragata Libertad.   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *