jueves , 17 de octubre, 2019

Nota editorial: El ala delta, el saludo y el muerto

En una semana de campaña pueden ocurrir más cosas que en meses. El oficialismo local tiene en el gobernador José Manuel de la Sota a su principal espada. El protagonismo del gobernador es excluyente. Poco importa que no encabece la lista, todo pasa por él.

El publicista Ramiro Agulla nuevamente ha sido contratado por De la Sota para ser el creativo de la campaña. El hombre que debutó en campañas políticas con el spot de “Dicen que soy aburrido” de Fernando de la Rúa y que luego continuó con la conversión de Francisco de Narváez de un empresario de origen colombiano a un típico bonaerense.

Agulla ya trabajó en tierras cordobesas. A su creatividad se debe la campaña que presentó a De la Sota como “Juan Manuel”. Ahora la estrategia de Agulla pasa por presentar una Córdoba feliz; la palabra reír ha sido incorporada al lenguaje tanto de De la Sota como de Schiaretti.

El problema de contratar publicistas foráneos tiene sus riesgos, como por ejemplo desconocer que sobre la administración de Schiaretti pesa el reproche de obras mal hechas, como la Nueva Terminal de Ómnibus, el edificio del Centro Cívico o el Faro del Bicentenario. El spot de campaña que tiene como protagonistas a De la Sota y Schiaretti presentándos como actores cómicos mientras miran como un aladeltista choca contra un puente alto, generó muchos comentarios y curiosidad, pero también llovieron las críticas de quienes dijeron -con ironía- que finalmente conocían que muchas de la obras realizadas estaban mal hechas.

El crimen

La semana pasada se vio conmovida por la aparición del cadáver del empresario mendocino Marcelo Arias. El cuerpo del empresario asesinado apareció en la vera del río Suquía a la altura del Centro Cívico.

Hace unos meses el matutino La Voz del Interior publicó una investigación periodística acerca de una empresa denominada Newen, cuyo presidente era Arias.

La firma, que realizó obras de gasoductos para la Provincia, tenía vinculaciones con Roberto Daniel Martín, quien fue primero secretario del área de Transporte y Servicios Públicos de la Provincia y luego participó en una comisión valuadora encargada del avance de una importante obra de gasoductos. Ambos cargos los desempeñó durante la gestión de Juan Schiaretti bajo la órbita del entonces ministro de Obras públicas Hugo Testa, actual titular de Infraestructura de De la Sota.

Un hombre asesinado, al que no le roban pertenencias, despierta muchos interrogantes. Si se le suma que el asesinato se cometió a plena luz del día y que su cadáver fue encontrado a metros de la sede del Gobierno provincial, no necesita nada más para colarse en la agenda de campaña.

Pero este caso sí tiene más condimentos: la víctima estaba vinculada a una empresa sospechada de negociadas con el Estado. Ahora el abogado de la familia de la víctima agrega un dato trascedente: afirmó que Arias no era dueño de Newen, en otras palabras está diciendo que era una pantalla.

Hasta aquí podría tratarse sólo de especulaciones periodísticas pero lo cierto es que nadie del Gobierno provincial abordó el tema , lo cual resulta curioso, ya que esta administración es muy afecta a mediatizar los casos policiales. El silencio fue tan sugestivo como la aparición de operadores mediáticos del oficialismo interesados en que los medios locales no “politicen” un caso policial.

El saludo

“Ojo, no vaya a ser que ésto aparezca en un corto de campaña”, fue la frase que pronunció un integrante del equipo de campaña del radical Oscar Aguad cuando términó de ver un video donde aparecía De la Sota irrumpiendo en una conferencia de prensa del candidato a diputado Diego Mestre, en el mismo se mostraba al gobernnador sonriente saludando (con abrazo y beso incluido) al joven candidato hermano del intendente capitalino Ramón Mestre.

El comentario del asesor de Aguad no fue producto de su extrema susceptibilidad sino que es consecuencia de haber analizado el discurso del Gobernador, que entre los ejes que ha elegido para diferenciarse del kirchnerismo, es que en Córdoba se vive un clima de pluralismo y tolerancia.

Más allá de que nadie podría haber garantizado que los radicales lo recibieran con aplausos y sonrisas (algo, que no le dispensarían a muchos de sus propios correligionarios) lo cierto es que en política las casualidades no existen, mucho menos en campaña.

Es muy curioso que al Gobernador le diesen muchísimas ganas de almorzar justo en el restaurante donde brindaba la conferencia de prensa el radical, pero más suspicaz aún es que el camarógrafo que grabó el video en cuestión, comenzó a grabar prácticamente en el momento que De la Sota descendía de un auto. Realmente es sorprendente ” el olfato” del camarógrafo de prever algo que nadie sabía.

Luego, el video llegó a todas las redacciones de los medios capitalinos. Visto así, se entiende la preocupación del asesor que imagina un corto que exalte la virtudes de diálogo y tolerancia de la administración delasotista.

Las campañas son así: Sorprendentes para la gente en general pero que avanza con estrategas que tienen planificados desde ala deltas y saludos, lo que no está previsto que al medio se cuele un muerto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *