miércoles , 21 de agosto, 2019

Nota editorial: Después de los votos, silencio de radio

Pasaron las elecciones legislativas y no sólo cesaron los spots televisivos y radiales a los que los ciudadanos no podían escaparle sino también las declaraciones periodísticas de los candidatos y gobernantes con el fin de cosechar más votos.

José Manuel de la Sota y Juan Schiaretti salieron de escena, nadie sabe que fue de ellos aunque el primero siga gobernando la Provincia.

La investigación judicial respecto al ya conocido “narcoescándalo” continúa y sigue sumando nuevos imputados. La semana pasada se conoció la detención de dos nuevos implicados en la causa: el jefe de Inteligencia de Drogas Peligrosas de la Policía de Córdoba, Gustavo “el Huevo” González, y otra oficial de esa área, Analía Sosa. Ellos se suman a otros cinco policías presos en la cárcel de Bouwer y a otros cuatro imputados.

Schiaretti ya no insiste en los medios con la necesidad de que “no se politice” esta causa y De la Sota no sale a defender a nadie más, como lo hizo durante la campaña.

Quien sí salió a hablar es la flamante ministra de Seguridad, Alejandra Monteoliva, quien en una entrevista concedida a La Voz del Interior, aseguró que no existe un “narcoescándalo” y apuntó contra los medios de comunicación y la población en general. Ante estos dichos, legisladores de la UCR y el juecismo salieron a repudiar sus dichos.

La pérdida de casi tres puntos de Unión por Córdoba en las elecciones generales respecto a las Paso y haber triunfado sólo con el 26,54 por ciento, dejó herido al oficialismo provincial. El “narcoescándalo” no pasó desapercibido y hubo votos que se redirigieron al kirchnerismo y a la izquierda.

Los titulares informan de una nueva muerte entre la fuerza policial que ya suman 10 en lo que va del año, el resultado: silencio oficial. En los pasillos del Panal, se habla de una restructuración en el Gabinete provincial, resultado: silencio. En las calles organizaciones sociales y políticas reclaman por el esclarecimiento de la dudosa muerte del joven Jorge Reyna en una comisaría de Capilla del Monte, resultado: silencio. El bloqueo en la planta en construcción de Monsanto continúa, resultado: silencio. La Justicia paralizada por el reclamo de los trabajadores judiciales, resultado: silencio.

Es así como encaró esta etapa post-electoral el Gobierno provincial.

Este mismo silencio lo imitaron todas las demás fuerzas políticas que participaron de la contienda electoral, salvo dos excepciones: el radicalismo y la izquierda.

La Unión Cívica Radical (UCR) salió con más fuerzas luego de los resultados a promocionar a su posible candidato para 2015, Ramón Mestre. El propio Oscar Aguad, reelecto por tercera vez en su cargo, a días de las elecciones salió a decir que Mestre debe consolidarse en Capital para aspirar a ser el próximo gobernador de Córdoba. Mestre parece le hizo caso y salió a promocionar sus obras en la Ciudad capital y a reclamar fondos que la Provincia le debe al municipio por mil millones de pesos. Además, confirmó un fuerte aumento en los impuestos municipales, acciones que lo dejan en el centro de escena sin duda alguna.

La Izquierda es la fuerza que más se hizo escuchar luego de las elecciones. El reclamo por la banca que no fue, los mantiene activos, en las calles, exigiendo que la Justicia abra las unas y recuente los votos ya que denuncian el “robo de la banca”. La Justicia negó esta posibilidad y el candidato que obtuvo esa banca, Diego Mestre, salió en los medios a mostrarse a favor de un posible recuento de votos para que quede claro que ganaron en buena ley. Quizás con el miedo de que el manto de sospecha de legitimidad sobre esa banca quede en la ciudadanía como pasó en las elecciones para gobernador de 2007 cuando Luis Juez denunció fraude y salió electo el ex gobernador Juan Schiaretti.

Con la presidenta Cristina Fernández recuperándose el panorama nacional también es de silencio respecto a temas claves para la sociedad como la inflación y la inseguridad. Sólo se escucharon algunas declaraciones relacionadas a la ley de medios y la adecuación del Grupo Clarín luego de que la Corte Suprema de Justicia la declarara constitucional.

Así tras haber sufrido un bombardeo de promesas, slogans y debates entre los gobernantes y candidatos, hoy los ciudadanos sufrimos un silencio absoluto ante temas urgentes y de importancia. Después de los votos, silencio absoluto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *