lunes , 23 de septiembre, 2019

Nota editorial: Ahora a los vestuarios

Terminó el mundial con un segundo puesto impensado para la selección nacional que se comportó a la altura de los sueños de los argentinos. Hubo comportamientos heroicos que se recordarán para siempre, como la imagen del seleccionado aplaudido por los alemanes, y nuestros jugadores tristes pero sin la prepotencia y arrogancia de otros tiempos. La selección llegó lejos, muy lejos si se considera que el fútbol en la Argentina es regido por una de las instituciones más corruptas que existen: la AFA, dirigida por Julio Grondona, cuya impunidad sería envidada por el mismísimo Amado Boudou. En consecuencia, si tanto nos apasiona este maravilloso deporte, algún día habrá que ocuparse por los que lo opacan.

Volviendo a la realidad en Córdoba, a partir de hoy se retoman todas las agendas y el 2015 está a la vuelta de la esquina. Los principales partidos ya están “concentrados” para el turno electoral del año próximo, veamos:

El Justicialismo

José Manuel de la Sota acelera su presencia en Buenos Aires al tiempo que se acerca cada vez más al presidenciable Sergio Massa. “A Massa (Sergio) le vendría muy bien tener una primaria con José (De la Sota) y que salga segundo; podría integrar el futuro gobierno”, se sinceró hace unos días un estrecho colaborador del gobernador cordobés, que pasa la mayor parte de su tiempo en la Capital Federal. Esto no hace más que reforzar los rumores que señalan que De la Sota piensa en una primeria para luego colocarse el traje de Jefe de gabinete o canciller, siendo esto último lo que más le entusiasma.

Juan Schiaretti recorre la Provincia y lee y relee las encuestas que lo dejan como el segundo dirigente justicialista en intención de votos (De la Sota ocupa el primer lugar), pero prácticamente no tiene diferencia con el intendente capitalino Ramón Javier Mestre. Esto pone de muy mal humor al campamento schiaretista de la capital, que apura el acuerdo Ruitort-Vigo para tensar la oposición a Mestre.

Martín Llaryora, gana protagonismo en el gabinete pero lo intranquiliza no recibir un guiño concreto de De la Sota. Se debate entre la decisión de diferenciarse o seguir aguardando la bendición delasotista.

Daniel Passerini, al contrario de Martín Llaryora, tiene todo el apoyo del Gobernador pero no logra visualización en las encuestas; imagina en el peor de los casos, ser el segundo (impuesto por De la Sota) de la fórmula justicialista.

El radicalismo

Ramón Javier Mestre logró contener una interna que lo hubiese tenido en el centro de las críticas: con la reticencia de su propio grupo cedió espacios que hace dos años había logrado para sí sin mucho esfuerzo. Para el intendente, mantener cargos en la estructura partidaria no es hoy una prioridad, y en no mucho tiempo les notificará a sus correligionarios que será candidato a gobernador, para mantener poder partidario por un lado, y evitar fricciones -que hoy ya existen- en su equipo por la sucesión del Palacio 6 de Julio, por el otro. Pero en el fondo, Mestre prioriza terminar exitosamente su mandato para aspirar a otros 4 años en el gobierno local.

Juan Jure, sin mayor visualización en las encuestas, ha ganado terreno entre los dirigentes radicales del interior plantándosele a Mestre, algo que no ha hecho, al menos públicamente, ningún otro dirigente radical. El intendente de Río Cuarto también anunciará en breve su candidatura a los fines de posicionarse, pero a tal fin, apuesta todas sus fichas a un acuerdo entre el radicalismo y el PRO.

Oscar Aguad y Ércole Felippa son mencionados en las tertulias radicales, pero el primero piensa más en la posibilidad de acompañar a Mauricio Macri en la fórmula presidencial que en Córdoba. El segundo no ha logrado señales claras de los dirigentes radicales, a excepción de Eduardo Angeloz y Carlos Becerra, que están muy lejos de tener la influencia interna de años atrás.

El juecismo

El senador Luis Juez ve con pesimismo el futuro de UNEN, y observa las distancias entre los candidatos justicialistas Sergio Massa y Daniel Scioli y los hombres de UNEN, que cada día centra más su atención en Córdoba. “El problema es que en el interior hemos llegado a un techo difícil de perforar”, se sinceró un hombre que acompaña desde siempre a Juez. Esto los alienta a pensar en un nuevo intento de competir por la intendencia de Córdoba, pero en el fondo Juez no se sentiría para nada incómodo repitiendo como Senador Nacional producto de un acurdo entre radicales, juecistas y el Pro.

El Pro

Piensa en la elección a intendente de la ciudad de Marcos Juárez como su “desembarco” en Córdoba. Un trabajoso acuerdo con la U.C.R. le está permitiendo a Pedro De la Rosa mantenerse primero en las encuestas, pero no han sido pocas las operaciones de De la Sota para dinamitar ese acuerdo. Mauricio Macri espera esa elección para sentarse con sus amigos radicales Aguad y Jure para cerrar un acuerdo, poniendo a sus figuras que mejor miden: Héctor Baldassi y Felipe Lábaque.

El kirchnerismo

Los dirigentes locales no logran cerrar filas tras una figura, ya que Eduardo Acastello, Carolina Scotto y Fabián Francioni corren por carriles separados. Para colmo, los dirigentes nacionales en nada contribuyen a la unidad, ya que Florencio Randazzo y Carlos Zannini por mencionar algunos, juntan por separado y para su propio molino. Ni hablar de Daniel Scioli, que arma por fuera de las huestes kirchneristas.

Los jugadores de la selección han regresado a los vestuarios para, luego de un merecido descanso, retornar en su mayoría a Europa, lejos de la realidad de la política local, que pone en la cancha jugadores que hasta ahora no han logrado dar las alegrías que sí provocaron los futbolistas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *